Las diseñadoras Guillermina Baeza y su hija Belén Larruy han presentado durante la cuarta jornada de la Pasarela 080 Barcelona Fashion, una colección inspirada en la mágica ciudad de Marruecos.

Una colección atemporal que viaja al espíritu de una ciudad milenaria fruto de la unión de culturas que han dejado a lo largo de los años una herencia única. El hechizo de luz y color que

cautivó y transformó a grandes artistas se convierte en prenda de baño.

La tradición de las alfombras a través del estampado Kilim y los mosaicos más característicos de la cultura marroquí se convierten en protagonistas de una colección llena de estampados que se entremezclan de forma armoniosa en una misma prenda. El tejido de telar, regresa en la próxima colección incorporando fibras elásticas que crean rayas desiguales y toques
dorados que simbolizan los destellos del sol en el atardecer de la costa marroquí.

Guillermina Baeza centra su atención en las tonalidades menos estridentes de la ciudad al
atardecer. El azul en sus tonos más suaves contrasta con el azul marino, los tonos coral toman fuerza sobre tonalidades de tierra propios del paisaje desértico que envuelve la ciudad con
toques de morado y por supuesto, los rosas empolvados tan propios de la firma, también están presentes. Los toques metalizados, muy protagonistas, no podían faltar en este homenaje a la ciudad.

Las grandes aberturas en bañadores y bikinis están muy presentes en una colección con muchos abalorios y detalles que confieren un homenaje al excelente trabajo de los artesanos autóctonos.

Después de varias temporadas sin contemplar el trikini, las diseñadoras apuestan de nuevo por una prenda perfecta para paseos al atardecer a la orilla del mar.

20130714-110254.jpg

20130714-110749.jpg

20130714-110908.jpg