No podemos seguir al pie de la letra todos los consejos que nos dan para nuestro día a día porque, entre otras cosas, nos faltan horas para hacerlo, pero es cierto que hay cambios que no suponen un gran esfuerzo y que son muy beneficiosos para la salud y el bienestar. Lo que te voy a proponer no es caro, no necesitas cambiar de vida radicalmente, y no va a hacer que pierdas tiempo. Son pequeñas cositas que seguramente terminarás incorporando a tu vida sin apenas darte cuenta, sólo es cuestión de adoptar sanas costumbres y modificar un poco tus hábitos para obtener grandes beneficios.

  1. Bebe un vaso de agua nada más levantarte.

    Beber agua en ayunas ayuda a eliminar las toxinas del organismo. Además, estimula el tracto gastrointestinal por lo que combate el estreñimiento. Mantenerte hidratada el resto del día es sencillo si bebes entre 1,5 y 2 litros de agua.

beber agua

  1. Ríete.

    La risa produce un inmenso bienestar a las personas. Una sesión de risoterapia combate el mal humor, disminuye el estrés y relaja los músculos, lo que disminuye las contracturas y el dolor. Existen clínicas que se dedican a Terapia de la Risa pero una tarde divertida con amigos o familiares es la mejor sesión que puedes tener.

risa

  1. Aumenta el consumo de frutas y verduras diarias.

    La ingesta adecuada de estos alimentos disminuye el riesgo de padecer enfermedades graves, como algunos tipos de cáncer, en un alto porcentaje. Lo ideal es consumir unos 400-500 gramos al día repartidos a lo largo de la jornada.

frutas y verduras  

  1. Muévete mucho.

    Practica deporte regularmente, 3 días a la semana es lo ideal, pero “hacer deporte” no sólo consiste en apuntarse al gimnasio, hay pequeños gestos cotidianos que también cuentan, como caminar en lugar de ir en coche, subir las escaleras y no coger el ascensor o simplemente correr detrás de tus hijos… Si además lo haces con música, estarás beneficiándote doblemente ya que las melodías producen infinidad de beneficios en nuestra salud como la relajación y el aprendizaje.

caminar 

  1. Incorpora la fibra a tu dieta.

    Los hidratos de carbono son necesarios en nuestra dieta habitual pero, si cambiamos los productos refinados por los integrales, obtendremos la misma energía pero con más beneficios ya que la fibra contiene mayor cantidad de vitaminas y minerales, posee un efecto saciante ideal para el control del peso, y favorece la evacuación intestinal.

 alimentos con fibra

  1. Duerme bien.

    7 u 8 horas diarias es lo recomendable. Un sueño reparador es la mejor cura de belleza y salud que le podemos regalar a nuestro cuerpo. Mantener una higiene del sueño correcta aporta más beneficios de los que podáis imaginar e incluso previene algunas enfermedades como la diabetes y la hipertensión. Si tienes oportunidad de disfrutar de una siesta, no duermas más de 20 minutos para no alterar el descanso nocturno.

 dormir bien

  1. No te saltes las revisiones médicas. El médico de familia nos informará de los chequeos correspondientes a nuestra edad, las analíticas periódicas que debemos realizarnos y las vacunas que nos corresponden. No te olvides de visitar al dentista al menos una vez al año, pues la salud buco-dental es muy importante y, además de garantizar una sonrisa bonita, evita enfermedades que pueden llegar a ser graves.

revision medica 

  1. No pares de hacer cosas durante el día. Lee todo lo que caiga en tus manos: libros, periódicos, revistas… ¡incluso los carteles de la calle! Apúntate a cursos, dibuja, escribe, completa los pasatiempos de las revistas, haz cuentas, relaciónate con el entorno, baila, habla, escucha música, memoriza la lista de la compra, crea hábitos y rutinas en tu día a día… Todo vale, excepto dejar pasar las horas sin hacer nada, el objetivo es mantener activo el cerebro para evitar el deterioro cognitivo y el desarrollo de ciertas enfermedades como la demencia senil.

 musica

Y ahora que ves que no es tan difícil… ¿te animas a seguir estos consejos para mejorar tu bienestar?

También te puede interesar: 10 tips de salud para mujeres jóvenes