La celulitis es un problema asociado al sistema hormonal femenino, lo que hace que en ocasiones sea inevitable y por ello afecte incluso a aquellas mujeres más delgadas. No obstante, a esta predisposición hormonal, también hay que añadirle diversos factores hereditarios, y por supuesto, otros motivos que sí que podríamos solucionar como una mala nutrición o una vida demasiado sedentaria.

Mejorando estos dos hábitos ya estaremos avanzando mucho terreno para lograr que la celulitis no se instale en nuestro organismo. Pero a veces el propio metabolismo también nos juega mala pasadas, haciendo inevitable que nuestra piel termine teniendo ese antiestético aspecto acolchado también conocido como ‘piel de naranja’.

Fuente:saludyhogar.