Con la elaboración industrial de estos flanes que en cierta medida imitan la receta casera, se ofrece al consumidor una fórmula cómoda y sabrosa de postre lácteo, siempre dulce. Porque tanto a los flanes de huevo como a los de vainilla se les añade, y generosamente, azúcar. En el de huevo, el segundo ingrediente mayoritario es precisamente el huevo, mientras que en el flan de vainilla lo es el azúcar.

CONSUMER EROSKI ha llevado al laboratorio y sometido a cata 4 flanes de huevo y otros tantos flanes de vainilla, de Danet, Dhul, La Lechera y Pascual. Son más caros los flanes de huevo que los de vainilla.Tres incumplen la normativa de etiquetado al destacar la leche con imágenes y no indicar la cantidad que contienen de este ingrediente. análisis de CONSUMER EROSKI