Another YearEs sabido que el entusiasmo excesivo no es buen consejero a la hora de desarrollar una crítica. Pero es difícil no dejarse llevar por él cuando uno es consciente de haber visto una de las mejores películas del año. Mike Leigh es uno de los directores más interesantes del panorama cinematográfico británico, junto a Ken Loach o Stephen Frears, siendo un gran retratista de la sociedad inglesa actual. Pero puede que “Another year” sea su mejor obra hasta el momento, un humilde baño de realidad de una sensibilidad extraordinaria.

Another year” habla sobre la soledad, la tristeza, la amistad, la alegría, el amor, la solidaridad, la familia… Erigida en base a la observación atenta del prójimo y a un gran sentido del humor, la película es una estampa sencilla de la complejidad de la vida que concibe un universo intimista en el que el protagonismo lo tienen los pequeños gestos y las palabras justas.

El largometraje nos narra la existencia de un matrimonio feliz que se convierte en el báculo de un grupo de amigos y familiares que necesitan apoyo para seguir caminando. La estructura de la película se divide en cuatro capítulos, las cuatro estaciones del año, que estructuran el día a día de estos personajes, sus vidas, su supervivencia… y el paso de otro año más.

Este microcosmos, creado por el realizador en todas sus dimensiones, queda rematado por el alarde de interpretaciones, basado en la improvisación, del magnífico elenco de actores. Las actuaciones son deslumbrantes, cabiendo destacar a Leslie Manville por saber encarnar la explosión emocional y la tristeza profunda, convirtiéndose en casi una niña desamparada, a Ruth Sheen y Jim Broadbent por transmitir tanta calidez, serenidad y generosidad, y a Peter Wight que edifica su personaje a partir del alcohol y la amargura. El patetismo al que puede conducir el hondo desconsuelo está tratado con una delicadeza absoluta. Mike Leigh utiliza un lenguaje muy sobrio que acentúa la intensidad emocional de la cinta. Qué difícil es hallar el equilibrio en la vida.

Another YearEl dolor humano, disfrazado a menudo de sonrisa, es el tema principal de “Another year”. El último plano es demoledor, un primer plano de Leslie Manville sumergida en el silencio de su quebranto, un plano maravilloso que concentra todas las emociones de la película.

El último largometraje de Mike Leigh es una obra magnífica, espléndidamente dirigida e interpretada. “Another year” es un regalo para el espectador.