Hace unos días descubría una nueva Clinica de Estética Dental en Madrid, GlamSmile.

Su concepto es muy innovador ya que se parece más a un centro de estética que a una consulta odontológica. En otros países llevan ya 15 años funcionando pero acaban de aterrizar en España, en pleno centro de Madrid, en la calle Goya, 105.

Por tanto si lo que estás buscando es una solución estética para tu boca, este podría ser el sitio indicado. En mi caso, después de llevar braquets casi tres años, mi cara, o mejor dicho, mi sonrisa,  estaba pidiendo a gritos un blanqueamiento dental. Lo había dejado un poco de lado porque justo antes de meterme en corregir mis dientes, me había realizado ya un blanqueamiento en una clínica dental de Madrid, pero fue todo un fracaso porque mis dientes seguían igual de amarillos.
No fumo y bebo poco café, pero mi tono de dientes es bastante amarillo, bueno, era, ahora ya no, y precisamente os quería contar mi experiencia con el blanqueamiento de Glamsmile.

El personal de la clínica es muy amable, el trato es impecable. Lo que me gustó especialmente es el estudio estético de la boca que te hacen en la primera consulta. Una vez analizada, y después de tomar unas fotografías, mediante un simulador te ofrecen la solución que mejor se adapte a tus necesidades, y una imagen de cómo quedaría, todo eso en menos de 15 minutos.

glamsmile madrid
En la segunda visita ya me realizaron el blanqueamiento. Utilizan el sistema Zoom de Philips, que es el procedimiento de blanqueamiento dental más avanzado científicamente, es seguro, es eficaz y es rápido. En un sólo día puedes conseguir unos dientes muy muy blancos. En mi caso no fue así del todo, pero por mi culpa.
Se aplica una especie de lámpara en los dientes en sesiones de 15 minutos. La doctora me recomendó darme 3 sesiones, van seguidas, pero para cada 15 minutos y te pregunta si estás bien y si quieres continuar para conseguir un tono más claro.
Los primeros 15 minutos no sólo no noté nada sino que casi me quedo dormida. Y cuando me preguntó cómo estaba, pensé que quién podría decidir parar aquello y por qué. Pero la segunda sesión me dio la respuesta, ya que empecé a notar una especie de pellizcos en los dientes, que cada vez eran mayores, y aquello no lo soportaba. La doctora me dijo que era normal, que eran puntuales, y es verdad que iban y venían de manera muy rápida, pero no soporté más aquellos “latigazos” y le dije que parábamos en esa sesión.
Así que sí que conseguí un tono más claro en mis dientes, yo me lo noto bastante, pero es cierto que no están blancos.

Al parecer no a todo el mundo le molesta tanto, pero en mi caso que ya de por sí tengo mucha sensibilidad en ellos, fue un mal rato, y pasé una mala tarde. Aunque claro, mereció la pena, como tantas otras cosas por las que pasamos para vernos mejor (la depilación con cera, el láser, braquets…). Al día siguiente me arrepentí de no haber aguantado una sesión más, pero bueno, ya está hecho y encantada.

De hecho aquí está la prueba fehaciente, la primera imagen es de mi sonrisa real y a la derecha la simulación. Y la imagen de debajo es el resultado final, podéis ver que sí que mejoré varios tonos.

Sonrisa Ana Glamsmile

blanqueamientodentalanaglam

Otra opción hubiera sido las carillas personalizadas, en las que GlamSmile están especializados, que no sólo dan otro color a los dientes, el color que tú quieras,  sino que dan una forma perfecta a la sonrisa. Son láminas ultrafinas de cerámica que cubren la parte visible del diente, realizadas con disilicato de litio, que no se oscurece ni deteriora con el paso del tiempo. Es una solución mucho mejor, pero ronda los 3.000 -4.000 euros, frente a los aproximadamente 400 euros de un blanqueamiento.

Además también llevan a cabo, ortodoncia, implantes, etc.

En fin, si estáis pensando en lucir una sonrisa más bonita, aquí tenéis un sitio recomendable: GlamSmile Madrid