A continuación os traigo unos consejos, o mejor dicho, varios buenos hábitos que podemos tomar frente al sol.

Preparar la piel realizando una exfoliación.

Podemos preparar la piel exfoliándola e hidratándola, así conseguiremos un bronceado no solo más uniforme sino también más duradero.

exfoliacion piernas

Adaptar el factor de protección al fototipo de la piel y a la intensidad del sol.

Debemos utilizar el factor de protección más elevado en las primeras exposiciones y cada uno el suyo.

hombre proteccion solar

Renovar la aplicación cada dos horas y siempre después del baño.

Esto sí que lo cumplimos pocos de nosotros, pero es muy importante renovarlo pues con el tiempo va perdiendo su efecto.
renovar protector solar

Protección siempre, incluso en la sombra.

Así es, aunque estés en la sombra, porque una sombrilla, por ejemplo, protege de los rayos directos del sol pero no de los indirectos. En la arena el sol se refleja un 20% , en el agua un 5% y en la nieve un 85%.

a la sombra en la playa

Evitar la exposición solar en las horas mas calurosas.

Y no solo por ser las horas más calurosas, sino porque son las horas en las que los rayos de sol son más peligrosos. De 11 am a 4 pm los rayos más que broncear, queman y además pueden tener otras consecuencias peores.

Niños y sol.

No debemos dejar a niños menores de 3 años bajo un sol directo. A cualquier edad mejor usar sombrilla y cubrir su cabeza con un sombrero, sus ojos con gafas de sol y utilizar una protección de 50+.

niños al sol

imagenes de shutterstock

Aplicar un tratamiento reparador después de la exposición solar.

No sólo es necesario hidratar la piel después de haber estado bajo el sol, sino también calmarla, regenerarla y nutrirla. Así además estaremos potenciando el bronceado.

Estos consejos nos los da Clarins, que además nos ofrece una gran variedad de productos de protección solar con todas las texturas y para todos los gustos: Clarins protectores solares

También te puede interesar: Precauciones para tomar el sol