Las amigas que mejor me conocéis, sabéis que no me gusta hablar mal de nadie. Prefiero ser positiva y alabar las buenas cosas, que hacer crítica a cambio de notoriedad. Hoy no soy yo la que escribe, sino una de vosotras que me pide que publique una carta que ha escrito a una empleada imaginaria de Coca Cola, y que optado por hacerlo. Al llegar Navidad se ha montado una campaña para influir en su consumo y hay tiras y aflojas por uno y otro lado. He pensado hacer una excepción para ayudarte a tomar partido si es que tienes dudas. Creo que se trata todo con mucho respeto, así que aquí está.

sol daurella coca cola

Imagen: okdiario.com

A nuestra amiga, A.B.J, muchas gracias por hacer esto mejor. Aquí va:

“Sí; soy una de esas que no puede pasar un día sin un buen chute de azúcar, uno de esos que me mantienen al menos por un rato con los niveles necesarios de actividad. Cosas… No sé cómo te llamas, amiga, aunque me han dicho que trabajas sin parar desde hace muchos años en una fábrica de Coca-Cola. Gracias antes que nada ;))

Es posible que no leas muy a menudo el blog de Ana, pero a lo mejor ahora que lo conoces te animas. Supongo que las lectoras, que somos un porrón por las búsquedas que hago, te apreciamos. Creo que sabemos que tú si eres de verdad, que las dos hijas que has criado te quieren y te valoran como lo que eres.

La cuestión es que me he acordado de ti porque parece que la política, que debía ser, como dijeron los griegos, el arte de vivir en sociedad, un arte propio de ciudadanos como tú y como tus hijas, se ha empeñado en entrar en tu empresa por varias vías no tan correctas. No quiero que sufras, así que estoy contigo y con tu familia; solo quería decírtelo.

Verás; hoy hay muchos tipos de políticos no muy allá, y sé que entre todos te tienen presa, mi querida amiga anónima. Tal vez, además, no puedes hablar porque unos y otros te juzgarán como del otro bando, y el dinero que necesitas para pagar la universidad de las niñas no te permite andarte con tonterías. Por eso quiero prestarte mi voz y mi palabra; me gustaría pedirte permiso para hablar por ti y que todos sepan que estoy contigo; contigo sí que estoy, claro.

Por un lado, influyen en tu trabajo los políticos que nos dijeron que bajarían los impuestos y ahora pretenden subirlos a las bebidas azucaradas como la que tú haces cada día. Dicen que lo ha dicho la Organización Mundial de la Salud, como si estuvieran acostumbrados a hacerle caso… Eso sí, sus privilegios siguen siendo los que eran. Sólo con el dinero gratis para taxis de uno de ellos al año, de los de todos los partidos por igual, tendrías la papeleta solucionada; pero no. Han decidido disminuir la renta disponible, que disminuirá el consumo y tu bienestar. Asivaespaña noticia

Son de algún modo políticos unos cuantos de tus compañeros que dicen defender tus derechos y sugieren a la gente que para lograrlo es mejor dejar de consumir las bebidas que tú haces. Y claro, al lado aparecen como siempre otros políticos, éstos más profesionales, que dicen estar al lado del obrero pero que pasan de ti porque solo defienden seguir teniendo hilo del que tirar, y que salga el sol por Antequera.  Es Español noticia

Imagen: elspañol.com

Imagen: elspañol.com

Tienes mala suerte, amiga. Con todo este lío, ahora va tu presidenta y se mete a política para defender que los hombres deben separarse, desunirse. Firma y apoya un movimiento destinado, lo llamen como lo llamen, a que las fronteras del mundo se construyan con muros altos en vez de con aroma a concordia y hermandad entre los hombres. Y así, tu presidenta  va y se apunta a eso de que Cataluña,  su tierra, sea independiente del resto de los españoles y pone en riesgo la actividad, y tu puesto de trabajo y el futuro de tus hijas. Se le ha olvidado a tu presidenta al parecer fue el dictador del Estado español, Franco, quien cedió su negocio actual a su abuelo en el año 1951. Las hay con suerte, querida amiga. Okdiario noticia

Pero como no tenías bastante, ahora salen un grupo de aficionados a la política, escondidos ante el anonimato que ofrecen las redes sociales, y se erigen en defensores de la causa nacional mientras ponen, ellos también, en peligro tu futuro. Desean hacer dimitir a quien no piensa como ellos, y si además esa persona es rica, pues miel sobre hojuelas para pedir que estas navidades no se consuma Coca-Cola. Y no, no dañarán el patrimonio de tu presidenta; está asegurado para varias generaciones. Sí te afectarán a ti, y a tu futuro, y al de tus hijas.

Econonomía digital noticia

Todos esos deben saber que la política es el arte de vivir en sociedad y en paz, de tratar de ser grandes como tú lo eres en tu silencio. Todos esos falsos políticos preocupados por sus intereses, por dividirnos, y por sembrar odio, han de saber que yo te quiero, que me acuerdo de ti y que seguro que muchas de las lectoras de este sitio que me deja escribirte, también.  Estamos contigo, te apoyamos, y seguiremos consumiendo Coca-Cola. La haces muy rica; no podemos vivir si tu azúcar, así que, mientras te recuerdo e imagino a tus hijas hechas todas unas mujeres de provecho, voy camino de la nevera a por el chute de burbujas con el que tan felices haces a tantos.

Muchas gracias, y mucho ánimo, amiga mía.

A.B.J”