A muchas nos preocupa tener una sonrisa blanca y resplandeciente, y por eso a veces hemos hablado de blanqueamientos dentales, pero también hay ciertos hábitos que pueden contribuir a que nuestros dientes estén más blancos.
La Dra. Marta Córdoba de la Clínica Dental Wellness Córdoba del Pozo nos explica:

 7 hábitos que deberíamos adoptar para presumir de dientes más blancos

1.- El primer punto, el más importante, es el mismo que nuestras madres nos decían mil y una veces desde pequeños:
¡cepíllate los dientes! Hazlo siempre tras cada comida. Es un básico del que nos olvidamos demasiado a
menudo. Parece obvio decirlo, pero… es la clave de unos dientes realmente luminosos.
2.- Utiliza seda dental. Siempre, siempre, siempre. Es la única forma de evitar la acumulación de suciedad
(y posibles caries) entre los dientes.
3.- Cuidado con las bebidas que provocan tinción del esmalte.

Las más frecuentes son el café, el té y el vino tinto. Si las tomas, aclárate luego la boca con agua para evitar que se deposite el pigmento.

dientes blancos
4.- Fumar es malo también para nuestra dentadura. La nicotina deja poco a poco un tono amarillento
y/o manchas oscuras en nuestra dentadura dando la sensación de que los dientes están sucios.
5.- Come alimentos “detergente”. Algunos nos ayudan a evitar la acumulación de sarro limpiando la
dentadura mientras los masticamos. Es una de las características principales de los alimentos de consistencia
crujiente como las manzanas o las zanahorias.
dientes blancos
6.- Los lácteos, los arándanos y las pasas evitan la acumulación de sarro, así que podemos aprovechar su efecto como
pasta de dientes natural.
7.- ¡Píntate los labios! Los labiales en tonos coral medio o rojo claro crean un efecto óptico de dientes más
blancos, sobre todo aquellos que tienen subtono azulado. Pero, ¡ojo! Evita los tonos claros ya que tienden a
resaltar el color amarillento de la dentadura.
Y yo añado, evita también los tonos anaranjados, destacan el amarillo de los dientes.
En fin, espero que os sea de utilidad.