En los últimos años, EEUU ha subido los impuestos de este queso en un 300% como respuesta a la prohibición de la UE a la entrada de carne de vacuno europeo. No ha sido el único producto que ha sufrido este incremento, el agua con gas italiana y las trufas francesas por ejemplo, están en la misma situación. Estos nacionalismos proteccionistas del producto autóctono…

EEUU, en guerra contra el queso Roquefort | elmundo.es.