Hace 25 años, Juan Bravo 25 (Juan Bravo, 25. Madrid) abrió sus puertas en el Barrio de Salamanca, un enclave privilegiado desde el que ha seducido a clientela de todas las edades y nacionalidades. Convertido en un referente del tapeo gourmet en la capital y tras una completa reforma, vuelve llamado a ser una de las estrellas de la temporada.

El impulsor de esta renovación no es otro que Jorge Montañez, su propietario, que imprime a cada proyecto su sello inconfundible. Porque uno de los mayores atractivos de este renovado establecimiento, es su ambiente. Cálido y de inspiración francesa, está lleno de detalles que contribuyen a crear una atmósfera inolvidable. Desde el mosaico artesano que recibe al cliente a su entrada, hasta la música y los uniformes de los ‘Garçons’, pasando por los relojes isabelinos del siglo XIX que decoran las paredes y los muebles, piezas del año 1814, evocan el París de antaño, con sus luces y sombras. Como curiosidad, la vidriera que da paso al comedor es una réplica de la que aparece en Malditos Bastardos, la última película de Tarantino.

Otra de las novedades más significativas es el cambio en el equipo de sala. Jesús Cobo dirige el restaurante y supervisa un servicio impecable. Le avalan 11 años en La Broche, donde ha sido sumiller y director.

En el salón, se pueden encontrar deliciosos clásicos que se mantienen desde el primer día. Son entrantes como los Huevos de corral, emulsión de hongos y trufa “aestivium” o las Croquetas de jamón ibérico puro de bellota y platos principales como el Chipirón nacional a la plancha con arroz negro cremoso y polvo de jamón ibérico o Nuestras albóndigas de siempre con patatas paja. Y para finalizar, tentaciones dulces como la Tarta tatín de manzana reineta y helado de vainilla. Sin olvidar, la excepcional selección de quesos artesanos de todo el mundo, así como el Menú Degustación de 48 € (I.V.A. incluido, bebidas aparte) que consta de aperitivos, 2 entradas, 1 pescado, 1 carne y 2 postres, todo ello servido en medias raciones.

Pequeños placeres que saben muchísimo mejor acompañados de alguna de las 200 referencias con las que cuenta la carta de vinos, con especial protagonismo de etiquetas francesas. De éstas, dos veces al mes, se realiza una selección para tomar por copas.
El precio medio del salón es de 40 €. Su horario es de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00 horas; los viernes y sábados, hasta las 00:30. La barra abre ininterrumpidamente desde las 12:00 hasta las 00:00 horas. Dispone de servicio de aparcacoches. Cierra los domingos.