Veo este interesante artículo acerca del destino incierto de los embriones congelados sobrantes de tratamientos de reproducción asistida. Al parecer, hasta el año 2006 la ley obligaba a los progenitores a tomar una decisión de qué hacer con ellos en un plazo de 5 años. Pero desde mayo de 2006 éstos pueden decidir si quedárselos para el propio uso, cederlos para investigación o cederlos a otras parejas. Una decisión muy muy importante y con mucha carga moral… leer artículo en elmundo.es