Tal vez aquellas de vosotras que no sois o vivís en Madrid habréis oído hablar menos de Esperanza Aguirre, la dimitida Presidenta de la Comunidad Autónoma, pero para los habitantes de la Capital, nunca pasó indiferente. Le llamaban la lideresa y no había día que no diera una noticia. Hasta esta última, la de su adiós, ha sido sorprendente y dará mucho que hablar.

 

Como ya imaginas, no pienso escribir sobre política ni sobre sus ideas. Lo cierto es que a unos levantaba pasiones mientras otros la odiaron hasta desearle lo peor. Yo me quiero referir a Esperanza Aguirre como mujer. Trabajadora incansable, muy visceral, no siempre justa, lo cierto es que parece querer dejarlo todo a sus sesenta años para pasar más tiempo con los suyos.

esperanza aguirre

Ya sabes que esto de pensar es libre, así que voy a dar mi opinión. Yo creo que se marcha porque su salud ha pagado los excesos profesionales, y hace dos años le detectaron un tumor que parece curado, pero que sirve como aviso a navegante. Además, todo el mundo piensa que ella quería ser más y ahora en su partido no tenía muchas opciones, parece ser, claro.

 

Lo cierto es que nos hacen falta mujeres que den la talla, una que nos guste o una que no nos guste. Esperanza Aguirre será recordada por muchas cosas, por éxitos y por fracasos, pero lo que siempre recordaremos es que fue una mujer diferente.