No puedo dejar de felicitar hoy a esta mujer:

– Madre impecable

– Esposa entregada

– Hermana maravillosa

– Hija estupenda

– Trabajadora como ninguna, una maestra con vocación de por vida

– Organizada, elegante, disciplinada, educada, formada, inteligente, independiente, organizadora nata, aplicada, intuitiva, … maravillosa… así es ella, y no exagero.

No puedo tener una madre mejor.

Foto: cocinerando.blogspot.com

Foto: cocinerando.blogspot.com

En una ocasión, y esto no lo sabe ella, una señora me dijo al final de hacer un curso juntas: “Lo mejor que me podría pasar en la vida es que mis hijos hablaran de mí como lo haces tú siempre de tu madre”.

Y es que no puedo dejar de hablar de ella porque es mi modelo a seguir y porque sin su ayuda no podría haber salido adelante en varias ocasiones. Algún día espero ser como ella porque todavía no he conseguido llegar a Superwoman.

¡Felicidades mamá! Qué suerte tengo de tenerte.