En Alemania se han tomado en serio el tema del descenso de la natalidad. Están tomando diferentes medidas que supongo supondrán un gran impacto en la misma.

Por ejemplo, uno de los instrumentos que parece haber tenido más éxito es la implantación del sueldo sustitutivo para los padres que decidan quedarse en casa durante el primer año de vida del bebé. Desde 2007, el Estado proporciona al progenitor que lo solicite el 80% del sueldo bruto que percibía antes del nacimiento, hasta un máximo de 1.800 euros.

Leer más en Expansión.com.