Para ser sincera no entiendo nada de cuchillas, solamente lo que oigo en presentaciones de estos productos a medios y también las opiniones de mi compañero de viaje.
Esta semana he conocido un poco más acerca de la tecnología que usan, y detrás de esas cuchillas y soporte, parece una perogrullada, pero hay mucha información, muchos estudios, pruebas, ingeniería, etc. He conocido la nueva Gillette Fusion Proglide con Flexball, un nombre un poco largo pero ahora veremos por qué.

Gillete lanza cada cinco años una novedad al mercado. Ellos dicen “Dejaremos de hacer máquinas el día que no las podamos hacer mejores” -King C. Gillette – , así que después del 2010 que llegó Proglide, tocaba justo ahora la gran novedad del quinquenio, y esa es una bolita naranja, “Flexball tecnhology”.

Se trata de mejorar la anterior maquinilla, que contaba con un movimiento bidimensional, a esta otra Fusion Proglide con tecnología flexball que hace que se pueda mover en tres dimensiones. Suena un poco difícil pero en el vídeo se ve mejor.
FlexBall-Power

Todo ello contribuirá a que nos “perdamos” las caras que ponen nuestros hombres cuando se afeitan, esos movimientos de boca de un lado para otro que parece que estén practicando deporte facial en vez del afeitado. Sí, será una pena, ahora se moverá la bolita en vez de ellos, pero seguro que más de uno lo agradece ¿no os parece?

Gillette Fusion Proglide

Evidentemente esta no la probaré yo, pero ya me contarán.
El precio de Gillette Fusion Proglide con tecnología Flexball Power es de 16,89 euros y la manual 8,99 euros.

El handicap que yo le veo a estas máquinas, que según mi chico son las mejores, es el precio de los recambios, demasiado altos (4 unidades Gillette Fusion ProGlide Power – Cuchillas de recambio para maquinilla de afeitar (4 unidades)
cuestan unos 18 euros)