Siento haberte dejado sola desde ayer por la tarde, pero estoy pachucha. Cosas de esas que se pasan, pero que te hacen acordarte de todo. Bueno, con tu ánimo seguro que revivimos muy pronto. Me he levantado de la cama sólo para desearte un buen día y buscarte alguna cosilla que nos interese. Mucho ánimo para hoy.

“El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino”

Stephen Crane