Al parecer algunos de los proveedores chinos le estaban suministrando plumas de aves vivas, por lo que Ikea ha decidido  devolver el dinero a todos aquellos clientes que hayan comprado productos rellenos con este material y se sientan “incómodos” con su procedencia…vaya.

 ELPAÍS.com.