Como siempre Ikea es un ejemplo de saber hacer, y como rectificar, y en este caso, retirar, es de sabios, retira esta trona porque puede ser peligrosa.

“IKEA pide a todos los clientes que hayan adquirido una trona LEOPARD a la venta en España desde octubre de 2009 que la devuelvan en su tienda IKEA más cercana, donde se les reembolsará el importe del producto. Está formada por la propia silla y una estructura, ambas unidas por un engranaje que asegura el asiento a la estructura. IKEA ha recibido once informes de clientes que mostraban el engranaje roto o suelto. En estos casos es posible que el asiento se deslice por la estructura pudiendo provocar la caída del niño.”

Para más información: teléfono 902 400 922 o en el departamento de Atención al Cliente de su tienda IKEA más cercana.