La misma tarde en la que conocemos que se va un grande del cine y el teatro, el bueno de Fernando Guillén, al que me encantaba ver en series sobretodo, resulta que nos enteramos de que Joan Mascaró, el conocido empresario menorquín dedicado a hacernos la vida más agradable con sus magníficos zapatos, ha perdido la vida en una pelea.

La verdad es que ya da igual si uno llevaba razón, si se encontró con la trifulca, si era participante, ya da igual. Lo cierto es que un hombre ha fallecido y ya nunca más podrá mostrar al mundo su creatividad. Esa es la pena de no poder volver a ver a Joan Mascaró; cuando una vida marcha, qué más da ya la razón.

¿Le debemos un pequeño homenaje en cualquier caso? Pues no lo sé a estas horas, pero ante la duda, ahí va. El padre y el tío Joan Mascaró crearon Zapatillas Ferreries que luego pasó a ser calzados Ferreries. En 1980 se separaron y el tío fundó la empresa Jaime Mascaró. Joan Mascaró siguió manteniendo su empresa, Calzados Ferreries.

La tarde no ha dejado de sorprenderme, y aunque suelo tratar de contaros noticias agradables, hoy es de fuerza mayor teneros informadas.

Fernando Guillén

Del actor qué te voy a contar que tú no sepas. Las personas que hacen pasar buenos ratos a otras merecen comentarios aparte. Yo lo que propongo es que apreciemos a los muchos que aún quedan a nuestro lado, pero hoy debemos recordar a Fernando Guillén con un gracias muy sentido. Pienso ver pronto algo suyo para tenerle algo vivo, en estos casos el recuerdo también cuenta.

Hoy se han ido dos hombres que quizá no se conocían, hoy los dos han marchado por causas bien distintas. Hoy ya no tenemos a dos personas que sí se parecían en algo. Eran creadores, eran, cada uno a su manera, artistas. Gracias a ambos, y hasta siempre Joan Mascaró, Jorge Guillén.