¿Conocéis ya las semillas de Chía? Considerada, y no por pocos motivos, como un superalimento, supone una increíble fuente de nutrientes esenciales para nuestro organismo al alcance de nuestra mano.  Os presento algunas comparaciones de sus nutrientes con alimentos de referencia.

700% más omega3 que el salmón atlántico
• 1400% más magnesio que el brócoli
• 100% más potasio que los plátanos
• 200% más hierro que la espinaca
• 100% más fibra que cualquier cereal en hojas
• 800% más fósforo que la leche completa
• 500% más calcio asimilable que la leche
• 300% más selenio que el linola chia y sus propiedades
Posee más antioxidantes que los arándanos
Aporta todos los aminoácidos esenciales
Tiene un efecto saciante

 

Ácidos Grasos Esenciales en la Chía

La Chía es el vegetal con más alta concentración de Omega 3. Posee un 33% de aceite, del cual el ácido alfa-linolénico (omega 3) representa el 62% y el linoleico (omega 6) el 20%.
La Chía es el cultivo con mayor porcentaje de ácidos grasos esenciales al tener el 82% de sus lípidos con dicha característica.
Como sabréis los ácidos grasos esenciales no puede fabricarlos el organismo y han de ser ingeridos en la dieta; tienen funciones muy importantes en el organismo: ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, a normalizar la tensión arterial elevada, a mantener la flexibilidad de las membranas celulares, reducen el nivel de colesterol, protegen el corazón, mejoran la salud del sistema nervioso e inmunológico, etc.

semillas de chia

Antioxidantes en la Chía

Las semillas de Chía poseen una importante cantidad de antioxidantes, especialmente, flavonoides. Su riqueza en antioxidantes permite que el aceite y la harina de Chía se conserven durante largos períodos de tiempo sin enranciarse. Los antioxidantes más importantes que podemos encontrar en estas semillas son: el ácido clorogénico, el ácido cafeíco, la miricetina, el kaempferol, la quercitina, el betacaroteno (vitamina E) y el tocoferol (vitamina E).

Los antioxidantes aportan grandes beneficios al organismo; su principal función es eliminar los radicales libres, que cuando se encuentran en exceso y el organismo no puede eliminarlos produce el envejecimiento y degeneración celular. Se ha comprobado la relación que existe entre estas moléculas y ciertas enfermedades de carácter degenerativo, alteraciones del aparato circulatorio, del sistema nervioso, otras enfermedades graves y el envejecimiento precoz; los radicales libres alteran el ADN de las células, impidiendo la renovación celular o alterando su normal funcionamiento.

Proteínas y Aminoácidos de la Chía

Por su alto contenido en proteínas, la semilla de Chía ayuda a construir y regenerar músculos y tejidos. Ideal para deportistas y etapas de crecimiento.
Las semillas de Chía contienen un 23% de proteínas y en su composición están presentes gran parte de los aminoácidos.

Vitaminas del grupo B y Minerales

La semilla de Chía es una gran  fuente de vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6 y B8), vitamina A y vitamina E. Además contiene calcio, fósforo, potasio, hierro, magnesio, zinc, selenio, boro y cobre. Su contenido en sodio es muy bajo.

Fibra

La semilla de Chía es una fantástica fuente de fibra dietética soluble e insoluble. Contiene aproximadamente 30 gramos de fibra por cada 100 gramos.

La fibra, que es soluble en agua, forma una especie de gel. Esta fibra tiene grandes beneficios para la salud de nuestro sistema digestivo: regula los niveles de azúcar, ayuda a reducir el colesterol.

La fibra combate el estreñimiento, favorece el tránsito intestinal y facilita el desarrollo de bacterias beneficiosas para nuestro organismo.

Las dietas ricas en fibra pueden ayudar en la pérdida de peso ya que aportan menos calorías, facilitan la digestión, tienen efecto saciante y atrapan parte de los azúcares y grasas ingeridas ralentizando su absorción.

ensalada con chia

Lo ideal es consumirla habiéndola dejado en agua, zumo natural o leche vegetal durante un tiempo para que se forme el mucílago y aprovechar todas las virtudes de la fibra soluble. Puede dejarse una cucharadita en agua durante la noche y tomarla en ayunas.

También podéis incluirla en ensaladas y platos  de cualquier tipo. Aquí tenéis un ejemplo para el desayuno:

INGREDIENTES

–          Dos cucharadas de postre de semillas de chía

–          Una taza de leche vegetal con miel o un poquito de stevia.

–          Frutas a elegir cortadas en daditos

Ponemos en un tazón las semillas de chía y echamos la leche vegetal mientras las vamos removiendo. Lo dejamos reposar unos 10 minutos y se forma el mucílago que tantas propiedades positivas tiene sobre el intestino quedando una textura más espesa tipo yogur. Añadimos la fruta y removemos bien y ya tenemos preparado nuestro desayuno.

semillas de chia con fruta

No dudéis en empezar a consumir este superalimento que tantos beneficios nos aporta con tan poco esfuerzo!

También te puede interesar: Las bondades nutricionales del huevo o Semillas de Chía