la-delicadeza_David Foenkinos Seix BarralEn verano los días son más largos y se empieza a disfrutar (sobre todo en ciudades como Madrid) por la noche. Es más fácil soñar, desear, esperar algo más de la vida… Por lo menos un buen descanso, un paseo por la arena, una lectura que emocione, un beso inesperado… Por lo tanto comenzaré con las recomendaciones literarias:

La delicadeza, una multipremiada novela del francés David Foenkinos y publicada por Seix Barral. Ha recibido una decena de premios en su país y ha sido finalista de varios más.

Foenkinos, un hombre tierno y seductor, con un gran sentido del humor, cuenta la historia de Natalie, una mujer afortunada: está casada con François, a quien ama, y pasa sus días entre risas y libros. Pero un día sucede lo peor, la muerte inesperada de François. Nathalie decae entonces entre las paredes de su casa, y se refugia en la oficina. Pero precisamente cuando ya no cree en la magia de la vida, ésta vuelve a sorprenderla y revelarse en su forma más maravillosa.
La delicadeza es una novela acerca de la esperanza y la imaginación. Un libro que transmite el gusto por la vida y recuerda que siempre, incluso en los momentos más inesperados, cualquier cosa es posible.
David Foenkinos ya ha publicado cómics y tres novelas y en la actualidad está filmando la adaptación cinematográfica de “La delicadeza”, dirigida por él mismo y por su hermano, Stéphane Foenkinos, y protagonizada por la fantástica actriz francesa Audrey Tatou.

Deseos de Marina MayoralLa otra novela que quiero recomendar es Deseos de Marina Mayoral publicada por Alfaguara.
La primera pregunta que surge al hablar con esta gallega con la que es fácil encariñarse es, ¿Qué es el deseo? Y sin dudar contesta: “Es ese impulso que te lleva hacia algo de forma irracional. “
Los deseos satisfechos, prohibidos u ocultos son el hilo conductor de esta novela, donde la autora dibuja la vida de varios personajes atormentados por deseos que no se atrevieron a cumplir o que guardan encerrados en algún lugar de su memoria. “Los deseos profundos insatisfechos son muy frustrantes” cuenta Marina. Y yo, como Marina deseo que no me olviden mis seres queridos. Eso dice ella cuando le pregunto ¿A qué tienes miedo, Marina? y me dice “al olvido, a que me olviden, a olvidar. “