La Fórmula Noruega de Neutrógena tiene su origen en los pueblos costeros de Noruega, ahora os cuento su historia.

Lloyd Cotsen, quien años más tarde sería el presidente de Neutrogena®, recibe en los años posteriores a la segunda guerra mundial el rumor del milagro de las manos de los pescadores nórdicos.
Estando destinados unos amigos –un pediatra y un general de la aviación norteamericanos– en una base en el Mar del Norte son testigos de la llegada de un pesquero. Lo que sorprendió a ambos de ese barco fue la diferencia entre el estado de la piel de la cara y la de las manos de sus pescadores.

Mientras sus caras estaban envejecidas y agrietadas por las condiciones extremas en las que trabajaban, sus manos permanecían especialmente sanas y suaves. El secreto: un aceite que destilaban del pescado.

En 1969, Lloyd Cotsen –en ese momento máximo responsable de la compañía–, recibe en la sede de California la llamada de un vendedor que tiene una muestra de una crema para manos basada en la fórmula de los pescadores noruegos. Cotsen recuerda el viejo rumor y decide probar la pomada en sus propias manos, extremadamente secas e irritadas tras la limpieza de los tanques de jabón. El alivio fue inmediato. Cotsen quedó tan maravillado, que Neutrogena® empezó el proceso para crear una crema de manos basada en el secreto de los pescadores noruegos. 3 años después, en 1972, nace la Crema de Manos Neutrogena® ‘Fórmula Noruega’, que contenía –con nuevos ingredientes– toda la sabiduría que hacía mantener las manos cuidadas en las condiciones extremas de los pescadores noruegos.

Y ¿Qué hace que esta crema sea tan eficaz?  la glicerina. Lleva una alta concentración de glicerina combinada con diferentes emolientes como la parafina líquida y todo ello garantiza una hidratación superior. Así deja las manos muy suaves, si la habéis probado lo sabréis.

formula noruega

La glicerina es un producto sintético con origen exclusivo en aceites vegetales como los del coco o la soja. Este líquido incoloro, dulce y viscoso es muy apreciado por sus propiedades lubricantes y de retención de la hidratación. Tiene la ventaja de poder atraer y mantener varias veces su propio peso en agua, así que al aumentar la cantidad de glicerina dentro del estrato córneo, se consigue una hidratación superior y una protección duradera de la piel

Entre sus beneficios comprobados se encuentran también la estimulación de la reparación de la barrera cutánea, mayor suavidad y flexibilidad y la mejora en las propiedades mecánicas de la piel.

Hay una gran gama de productos con esta fórmula. La crema de manos, la más conocida, tiene un precio de 7,99 euros y con sólo una gota nos deja las manos bien hidratadas para todo el día, o la noche en mi caso, que no me gusta darme crema en las manos durante el día.