Durante muchos  años para ponernos morenitas hemos abusado del sol, y las que ya tenemos algunos años recordamos esas cosas que hacíamos de utilizar aceites con yodo y limón que ponía más morena, la mercromina en la crema… Vivíamos ajenas a la capa de ozono, a las quemaduras solares, al cáncer de piel…

Ahora que conocemos los riesgos de la exposición solar prolongada, que la capa de ozono está más debilitada  y hay más información al respecto parece que estamos tomando conciencia y poniendo soluciones,  pero nuestra piel con gran memoria celular se acuerda de los excesos y nos lo demuestra mediante manchas de envejecimiento que indican una acumulación de deshechos bajo la epidermis generalmente asociados a una excesiva exposición solar.

manchas en la piel

Además de utilizar protectores solares de buena calidad y si puede ser de filtro mineral sin químicos, podemos actuar desde el interior con la alimentación y complementos para evitar nuevas manchas y combatir las existentes, lo que llamamos antiaging natural.

Las claves internas para una piel resplandeciente son  drenaje hapático y limpieza y regeneración intestinal.

–        Lo Primero que tenemos que tener en cuenta es la estrecha relación que existe entre el consumo de azúcar refinada y el colágeno. El azúcar refinada presente en bollería industrial, zumos y batidos comerciales, y,  en multitud de productos que compramos en el supermercado, además de otros muchos problemas deterioran el colágeno y provocan un deterioro muy importante de la piel.

manchas en la piel

–        El Segundo punto importante para una “piel Resplandeciente” es evitar el estreñimiento. Eliminar los deshechos del organismo es fundamental para la salud tanto de la piel como de todo el organismo. Las toxinas acumuladas correrán libremente y eso se refleja en la piel. Para combatir el estreñimiento tenemos una gran ayuda en las semillas de lino de las que hablamos detenidamente hace algunas semanas y expusimos su forma de empleo; además debemos tomar mucha fibra de frutas y verduras y fibra soluble como la de copos de avena integrales. Para una buena salud intestinal es prioritario que la flora intestinal esté equilibrada, lo que no ocurre en casos de estreñimiento por lo que es muy recomendable un suplemento de probióticos con gran variedad de cepas de bacterias autóctonas.

–        Además para la belleza de la piel es de gran importancia:

  • Tomar pescado azul fuente de Omega 3 y/o sus suplementos.
  • Beber unos dos litros diarios de agua de calidad
  • Tomar los maravillosos antioxidantes naturales que combaten y protegen nuestra piel de los radicales libres
    • Los tocoferoles están presentes en las hojas verdes de acelgas y espinacas.
    • Los isoprenos en lechuga, pimientos, albaricoques y brécoles
    • Las frutas, sobre todo las de coloraciones fuertes son las reinas antioxidantes: ciruelas, uvas, moras, arándanos, frambuesas, fresas,…
    • Los carotenoides naranjas, estimulan la producción de melanina y ayudan a el proceso de broncearse sin quemarse: zanahorias, calabaza,…

En estados de estrés, debilidad o si fumas es muy importante complementar la dieta con vitamina C ya que actúa en los procesos de regeneración.

Con estas pautas podemos empezar a trabajar para que nuestra piel día a día esté más resplandeciente!