La madrileña escritora y filósofa Nuria Barrios cuenta en su última novela, ‘El alfabeto de los pájaros‘, editada por Seix Barral, la historia de una niña china de seis años, adoptada y que tiene que enfrentarse a los sentimientos de ira y desconcierto a la vez que al dolor del abandono. Su madre intenta apaciguarlos a través de las historias que inventa.

Nuria cuenta que “cuando tienes niños pequeños aprendes a ver el mundo desde sus ojos y a entender la lógica que ellos manejan.” La idea de esta obra surgió a raíz de conocer a los hijos adoptivos de algunas amigas de la autora, cuyos trámites de adopción vivió desde el principio, así como los primeros años en sus nuevas casas.

Así me contestó Nuria a mis preguntas en el madrileño Hotel de las Letras:

“El abandono te deja una herida con la que tienes que convivir.”

¿Conoce personalmente el tema de la adopción de niños?

Tengo varias amigas con hijos adoptados y seguí el proceso muy de cerca. La mayoría son niños chinos. Y de ahí salió la novela. Comenzó como un cuento para mi ahijada que es adoptada.

Entonces, le tocaba de cerca…

Es una realidad que cada vez me parece más cotidiana.

¿La mayoría de los niños adoptados se sienten abandonados en algún momento?

Se hacen preguntas. El abandono te deja heridas con las que tienes  que convivir. Se habla de las dificultades de los padres adoptivos, pero no del proceso emocional de los niños adoptados.
A través de esta niña me enfrenté a lo que podía significar el ser abandonado y el proceso de adaptación de padres e hijos.

¿Le fue difícil adoptar la voz de un niño?

No, por empatía me resultó fácil. Entendía lo que le ocurría a la niña. Sus emociones me eran comunes.

¿Mezcla fantasía y realidad en esta historia?

Cuando tienes niños pequeños aprendes a ver el mundo desde sus ojos y a entender la lógica que ellos manejan.

Dentro de la trama surgen muchas historias.

Es una historia real hecha de cuentos o una fábula hecha de realidad.

¿El título “El alfabeto de los pájaros “?

La novela comienza a inicios del otoño y en la ciudad donde vive la niña protagonista el cielo se llena de bandadas de pájaros.

La madre utiliza esa imagen para explicar a la niña la adopción.

Si, porque los pájaros migran siempre en busca de la felicidad.

La niña resulta muy real.

Gracias a mi experiencia como madre.

¿En qué consiste la felicidad?

Es un estado de ligereza.

Una virtud.

La empatía.

Un defecto.

La cabezonería.

Un paisaje.

La montaña.

¿Cómo recuerda su infancia?

Segura, con juegos y un elemento de rutina muy fuerte.

Su próximo proyecto.

Viajar y seguir escribiendo la novela que tengo en la cabeza.