Hace unos días pude compartir con algunas compañeras un buen rato en el que además tuvimos la oportunidad de aprender de la mano de una dermatóloga cosas muy interesantes sobre los desodorantes en general.

Por ejemplo, nos resolvió esa famosa duda de si los anti-transpirantes son perjudiciales o no para la salud pudiendo llegar a provocar incluso cáncer de mama. Según la opinión de esta doctora, y de otras que he leído, no se ha podido demostrar que sean perjudiciales.
Sí es verdad que, en cierto modo, intentan “bloquear” un poco más el poro que el resto, para evitar más sudoración, pero nada más. Así, los desodorantes anti-transpirantes deberían ser usados por personas que tengan exceso de sudoración, no por las que tengan mal olor. Esto parece obvio, pero en la realidad lo que se suele hacer es comprar este tipo de producto para combatir el olor.

Por otro lado, los ingredientes activos son los que hacen que un desodorante sea eficaz contra el olor corporal. La mayoría utiliza para ello el alcohol o el Clorhidrato de Aluminio. Sanex ha reemplazado este activo químico artificial por el mineral natural de Alumbre, que al no llevar anti-transpirantes no lleva Clorhidrato de Aluminio.
Y si se le saca el Clorhidrato de Aluminio, ¿cómo se consigue que el desodorante sea eficaz?
Porque se reemplaza el Clorhidrato de aluminio por el mineral natural de alumbre, el cual gracias a
sus propiedades anti-bacterias elimina el mal olor. No evita el efecto mojado del sudor, pero sí el olor.

Garnier, por ejemplo, utiliza en su última gama, el Mineralite, como ingrediente natural, pero sí es anti-transpirante. Sí que es cierto, que los de Garnier llevan más olor, me encanta el olor del de Seda. Aunque para olor, el de Rexona Aloe Vera, huele fenomenal y muchísimo. Sin embargo los de Sanex mantienen su línea de muy poco perfume. Esto ya es cuestión de gustos y hay muchas personas a las que no les gusta que huela el desodorante, que para eso ya está la colonia.

Así que, si alguien busca un desodorante “potente”, que no le abandone, que utilice ingredientes 100% naturales, que no tenga alcohol porque a veces irrita,  y tampoco tenga parabenos, este ha pasado mi “prueba de fuego”, jaaaa, os lo aseguro.