“Los niños que comen bien llegan a ser adultos inteligentes”. Aunque suene al típico ‘chantaje’ que las madres utilizan para conseguir que sus retoños se tomen hasta la última cucharadita, esta vez la frase la ha pronunciado un equipo de científicos.
Un estudio demuestra que existe una relación directa entre la nutrición en los primeros años de la vida y la capacidad intelectual en la madurez. Leer artículo