One DayLa directora danesa Lone Sherfig dirige “One day”, película que relata una historia de amor basada en la novela del mismo título y escrita por David Nicholls (también guionista del largometraje). Anne Hathaway Y Jim Sturgess encarnan respectivamente a Emma Morley y Dexter Mayhew, dos jóvenes que se conocen el 15 de julio de 1988, día de su graduación. Ese día iniciarán una profunda relación que durará más de veinte años, y a partir de ese momento dicha fecha será emblemática en la existencia de ambos personajes.

Los protagonistas de “One day” tienen caracteres absolutamente antagónicos. Ella se considera insignificante físicamente, es de origen humilde, estable emocionalmente, dulce, trabajadora y sueña con hacer algo importante en la vida. Él se sabe guapo, es de clase alta, inconstante, frívolo, vago, y solo le importa ser rico y famoso.

Los días 15 de julio se convierten año tras año en la base de su relación, dibujando las huellas sobre las que ambos personajes pisan para trazar su camino. A partir de una estructura narrativa muy inteligente, Emma y Dexter desvelan sus caracteres y evolucionan tanto a nivel personal como a nivel de pareja. Anne Hathaway Y Jim Sturgess moldean, con Lone Sherfig y David Nicholls a sus espaldas, unos personajes muy sólidos y terrenales, fuertes y vulnerables a la vez.  Pero es ella, Emma, el personaje dominante, la que dentro de sus inseguridades no olvida en ningún momento sus prioridades y se convierte en el eslabón fundamental del vínculo que les une. También es quien le abre los ojos a Dexter para que no se pierda yendo por la senda equivocada.

One DayEn su recorrido les acompañan personajes muy importantes para el desarrollo de su historia y de ellos mismos, como son los padres de él que están presentes desde el primer día de su encuentro. La madre de Dexter (Patricia Clarkson) y Emma tienen de hecho muchos rasgos en común. Ambas conocen perfectamente al joven y saben de sus virtudes, sus debilidades y sus necesidades. También son importantes las parejas que pasan por la vida de ambos ayudándoles a estabilizarse en cada momento y a alimentar el juego de encuentros y desencuentros del que son partícipes.

Con una preciosa música de Rachel Portman, “One day” es una película romántica diferente, bien configurada, con un esqueleto muy ingenioso. Es una bonita historia de amor salpicada por la amargura de la realidad, pero también por su felicidad.