Disponemos en el mercado de muchos productos para limpiar nuestro rostro, unos mejores y otros peores, pero hay una gran variedad de ellos, con diferentes texturas, olores y colores.

Pero también en casa tenemos varios productos con los que esta limpieza puede ser también profunda y eficaz, cuidando nuestra piel, usando productos naturales.

Así que, ¿por qué no hacernos nuestro propio limpiador facial casero? aquí tenemos 4 productos caseros para limpiar el rostro:

1. Aceite

Es el producto más conocido para la limpieza ya que ha sido utilizado durante muchos años atrás como limpiador facial. Deja la cara suave y muy hidratada. Eso sí, no va muy bien para pieles grasas, aunque hay aceites secos que sí que podrían tolerarse, pero éstos no tienen esa capacidad de limpieza.

Es fácil de aplicar, se calienta un poco el aceite en los dedos y se aplica con movimientos circulares en la cara. Se deja actuar un par de minutos y se quita con agua templada.

También se puede utilizar para limpiar los ojos

olive-oil_sq-e4b656991b973d6de22fb74a05922bb0650e9e5a-s6-c30

2. Miel

Otro producto eficaz por sí solo, sin necesidad de mezclar con otros para obtener un limpiador. Deja la piel muy suave. Eso sí, a mi me parece más incómoda de aplicar.

Para limpiar una piel sin maquillar debemos poner muy poquita cantidad de miel (menos de una cucharadita pequeña) en la palma de la mano y la calentamos, para después aplicarla al rostro con un pequeño masaje. Se retira con agua templada.

Si la cara está maquillada, habrá que mojar la miel en un trapo mojado y espolvorear un poco de bicarbonato. Con esa toalla se limpia la cara y luego se aclara con agua tibia.

La miel es apta para todo tipo de pieles y también se puede usar como tratamiento para el pelo.

Para pieles muy secas podemos mezclar un poco de leche con miel. Y si es más seca aún, podemos probar a añadir zumo de limón a la miel.

Honey-Hair-Treatment

3. Yogurt

El yogur natural es un gran limpiador. Es rico en proteínas, ácido láctico, y  grasa y todo ello hace que limpie en profundidad.

Se puede usar sólo o mezclado con zumo de limón para que el aroma sea más agradable. Para ello habría que mezclar 1 cucharadita de zumo de limón con 1 cucharada de yogurt.
O si se prefiere también se le puede añadir una o dos gotas de aceite esencial con un olor que nos guste.

Se aplica con los dedos por el rostro, masajeando suavemente. Se deja actuar durante uno o dos minutos y después se retira con agua tibia.

yogurt

4. Peeling casero

También podemos crear nuestro propio peeling casero, seguro que alguna vez lo habéis hecho con diferentes productos. Hace años creo que probé con azúcar, un poco excesivo para mi piel, claro.

Una opción sería moler almendras o avena hasta dejarlo en un polvo fino, y después mezclar con un líquido para formar una pasta. Los líquidos podrían ser:
leche para piel seca
zumo de limón o agua para pieles grasas
agua, miel, té de menta o glicerina para pieles normales

y se aplicaría en la cara masajeando suavemente, evitando la zona del contorno de ojos. Después se retira con agua tibia.

Así nos dejarían la piel libre de células muertas y limpia.

Bk-eRCPkKJE8NABFiXUSR0Ik1aQ

¿Os habéis hecho alguna vez algún “unguento” casero de belleza?