Comienza el buen tiempo, ya hace un poquito más de calor, empezamos a salir a comer a las terrazas, nos vamos de viaje… todo perfecto pero, ¿quién no ha sufrido algún episodio de gastroenteritis en esta época? La comida es más susceptible de ser contaminada por algunas bacterias en épocas de más calor, y con el agua nos sucede lo mismo. Aunque las gastroenteritis pueden tener otras muchas causas, vamos a dar algunos consejos para combatir la diarrea aguda en el adulto.

  1. Es recomendable que las primeras 12-24 horas la dieta sea líquida, sin tomar ningún tipo de alimento sólido. Cuando las deposiciones y los vómitos vayan cesando, se pueden ir introduciendo poco a poco comidas algo más consistentes, pero de manera gradual y en pequeñas cantidades para ver si las toleramos, y si todo va bien, seguir con la reintroducción de alimentos hasta volver a la normalidad en nuestra alimentación (lo habitual es que este proceso se lleve a cabo en una semana ó 10 días aproximadamente). El último alimento en introducirse será la leche y sus derivados.

 

  1. Bebe mucho líquido, lo ideal es ingerir entre 2 y 3 litros diarios con el fin eliminar los gérmenes y, lo más importante, evitar que nos deshidratemos. Los sorbos deben ser frecuentes y en pequeñas cantidades. Las bebidas: agua, limonada alcalina, sales para la rehidratación oral, infusiones tipo manzanilla y zumos naturales no ácidos ni tampoco muy concentrados por lo que pueden diluirse con un poco de agua.

 

gastroenteritis

  1. No tomes alimentos con fibra: durante unos días evita la ingesta de frutas frescas, de verduras (sobre todo las de hoja verde pues favorecen la evacuación intestinal), de frutos secos y de todo tipo de productos integrales (pasta, pan, arroz…). Hay que evitar los productos de pastelería, los caramelos y el chocolate.

 

  1. Come alimentos astringentes: La manzana cruda y sin piel tiene muchos beneficios en caso de gastroenteritis. Los nísperos, el membrillo y el plátano maduro también ayudan. Los purés de zanahoria, el pescado blanco hervido, las carnes no grasas y sin piel (pollo y pavo), el huevo cocido, el arroz blanco y el puré de patatas son platos básicos durante la convalecencia. Todo, por supuesto, cocinado a la plancha o hervido.

 

  1. Prepara una limonada alcalina para reponer pérdidas de sales y minerales: En un litro de agua hervida añade el zumo de dos limones, una pizca de sal, una pizca de bicarbonato y dos cucharaditas de azúcar para endulzar ligeramente. Mezcla todo y conserva en el frigorífico. Bebe varias veces al día en pequeños sorbitos. Las bebidas deportivas tipo “Aquarius” también son recomendables. En la farmacia venden preparados de soluciones para la rehidratación oral en forma de sales, si lo prefieres, y sólo hay que mezclar un sobre en un litro de agua mineral sin gas.

 

Pero si la diarrea dura más de 5 días sin notar ninguna mejoría, se acompaña de fiebre elevada, las heces presentan sangre, los vómitos impiden la alimentación e incluso la ingesta de agua, o notamos las mucosas muy secas y tenemos mucha sed pero orinamos poco, la consulta con el médico debe ser inmediata.