Este vegetal de la familia de las coles, no suele estar presente en nuestros platos, pero sería recomendable que lo estuviera, por su gran cantidad de vitaminas, hierro,  fibra, etc.

Contiene una cantidad considerable de vitamina C, beta-caroteno o pro-vitamina A, y minerales como el magnesio, el potasio y el hierro. La combinación de hierro y vitamina C favorece que sea un vegetal con cualidades antianémicas, ya que la vitamina C aumenta la absorción del hierro no hemo, propio de los vegetales.

En su composición se distingue una cantidad apreciable de fibra, que mejora el tránsito intestinal. Su característico sabor favorece también la digestión. Las sustancias amargas de la rúcula estimulan las secreciones digestivas. ¿Qué más se puede pedir? Fuente:CONSUMER EROSKI.