Rémi Bezançon, director de “El primer día del resto de mi vida”, nos presenta “un feliz acontecimiento”, película basada en la novela homónima de Éliette Abécassis. Con el objetivo de dar una visión moderna y realista de la maternidad, no tan ingenua como la sociedad a menudo pretende, Bezançon nos narra la historia de una pareja muy enamorada que decide tener un hijo. Y a partir de ese momento, todo cambiará en sus vidas.

Con una mirada más dramática que cómica de lo que significa traer un hijo al mundo para una mujer actual y para su pareja, Bezançon dirige a Louise Bourgoin y Pio Marmaï en esta película agridulce en la que al espectador no le queda muy claro cuáles pueden llegar a ser las ventajas de tener un hijo (si es que las hay para los guionistas, el propio Bezançon y su pareja, Vanessa Portal).

Un feliz acontecimiento

En la película, la llegada del bebé destroza a la madre física e intelectualmente, destroza los sueños cinéfilos del padre y destroza la pareja de los que le han engendrado. Apenas se vislumbran momentos de felicidad a tres, y pocos a dos.

Se agradece, no obstante, que la película hable sin tabúes de la maternidad/ paternidad en una pareja de hoy en día, tan distintas a las de antes, una pareja que no está preparada para crecer ni para criar a nadie porque no la han educado para eso. Y también se agradece que retrate la vida de una mujer acostumbrada a sus libros, a sus estudios y a su libertad, que deja de ser mujer para convertirse exclusivamente en madre, en un ser cuyos intereses se ven obligados a pasar a un segundo plano ante las necesidades inminentes del recién nacido. Pero el largometraje cojea por acabar tratando el tema como de un auténtico drama, convirtiendo la visión del film en un tanto corta para el espectador.

Un feliz acontecimiento

Con una fotografía más cálida en la primera mitad de la película y más fría en la segunda, Louise Bourgoin (Barbara) y Pio Marmaï (Nicolas) encarnan bien a esta pareja que se ve desbordada por la llegada de su primera hija Lea.

Rodeados de sólidos personajes secundarios como Josiane Balasko (Claire), Thierry Frémont, (Tony) o Firmine Richard (comadrona), personajes que en la mayoría de los casos les entorpecen más que ayudan en su adaptación a su nueva vida, “un feliz acontecimiento” es un largometraje con aspectos interesantes y, a pesar de todo, algunos ratos divertidos.

 

En definitiva, la última película de Rémy Bezançon es una película con momentos emotivos, pero nada recomendable para mujeres embarazadas (como la que suscribe).

Crítica realizada por: Silvia Rodríguez- Bermejo para Estoyradiante.com