Existe gran controversia en el tema de la vacunación infantil. Hay quien está en contra y quien está a favor de ellas pero, ¿son necesarias verdaderamente? ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de la vacunación? Te muestro 6 puntualizaciones sobre las vacunas que tal vez no conozcas y puedan resultarte interesantes:

  1. La lactancia materna es considerada como la “primera vacuna” que la madre le pone a su bebé, ya que crea defensas importantes en el lactante. No obstante, esta protección no es suficiente por lo que se aconseja seguir con el calendario de vacunación correspondiente a la Comunidad Autónoma en la que resides.
  1. Cada CCAA tiene su propio calendario de vacunación. Puedes consultarlo en: programa de vacunaciones

Las vacunas incluidas en este calendario son gratuitas, quedando fuera las “no obligatorias” como por ejemplo la del rotavirus, que pueden adquirirse en farmacias de forma privada pero siempre por indicación del médico y nunca por propia iniciativa pues hay niños que no precisan unas vacunas que otros sí deben ponerse lo cual deberá determinar su pediatra.

vacunas

  1. Los riesgos de las vacunas son muy inferiores a los beneficios que se obtienen con ellas. Los efectos secundarios tras su administración suelen ser leves y limitados a febrícula o fiebre poco elevada y reacciones en la piel poco importantes como sarpullidos, mínima inflamación de la zona, dolor a la palpación o enrojecimiento de la misma y en algunos casos, mínima irritabilidad del niño e incluso algo de somnolencia uno o dos días tras la vacunación. Raro es que se produzcan complicaciones mayores como reacciones alérgicas a alguno de los componentes de la vacuna si no se tiene conocimiento de que se es alérgico a algún componente, por eso siempre hay que administrarlas bajo la supervisión de sanitarios y hacerlo en centros adecuados por si se produjera alguna complicación que, como ya digo, no es, afortunadamente, habitual.

 

  1. Es cierto que el propio organismo dispone de “medios” para combatir las enfermedades pero no siempre son suficientes y la vacunación es la forma que tenemos de ayudarle. También es verdad que la vacuna contiene, habitualmente, parte del microorganismo causante de la enfermedad de la que le queremos proteger (siempre en su forma débil o muerto) pero esto no significa que nos contagien dicha enfermedad al vacunarnos de lo que se trata es de que nuestro cuerpo “enseñe” al sistema inmunológico a defenderse de ese “extraño” que le han introducido.

vacunas

  1. Ciertas enfermedades contraindican determinadas vacunas por lo que éstas siempre deben ponerse bajo supervisión médica siendo el profesional de la salud quien debe valorar los riesgos y beneficios en cada caso.

 

  1. No vacunar a un niño puede suponer una enfermedad grave con complicaciones que pueden dejar graves secuelas e incluso provocarle la muerte. Es importante vacunar según indica el calendario oficial pero si nos hemos olvidado de alguna dosis hay que consultar cuanto antes con el pediatra para ver si se puede poner aún fuera de la edad recomendada y no hacerlo por nuestra cuenta.

Y vosotras ¿qué pensais? ¿mejor vacunar o no?

Quizás te interese también: 10 tips de salud para mujeres jóvenes