Hoy quería hablaros del Aceite de Coco.

Muchas veces recurrimos a productos elaborados y sintetizados químicamente sin darnos cuenta que la Naturaleza nos ofrece maravillosas posibilidades que deberíamos aprovechar y disfrutar.
El aceite de Coco es para mí una de ellas.

Utilizado desde hace miles de años en la medicina Ayurveda como fuente de salud y Belleza, se utilizaba para todo tipo de pieles, como humectante natural para retener su humedad en pieles secas, como tónico para pieles con rojeces, irritadas y sensibles, como tónico calmante para personas impetuosas y nerviosas…

A temperatura ambiente está en estado sólido y tiene color blanquecino.

 Aceite de Coco

Además de sus usos terapéuticos en piel, es un potente hidratante para cabellos secos y estropeados, incrementando el brillo y mejorando la nutrición y textura. Aplicándolo por la noche y dejándolo actuar hasta el día siguiente se obtienen grandes resultados.

 

Si lo utilizamos para masajes, el Aceite de Coco actúa como relajante físico y mental. Para las mujeres con síntomas de menopausia, puede resultar de alivio realizar un buen masaje con este aceite.

En las capas externas de la piel, cumple además otras funciones, anti-inflamatoria y anti-microbiana, por lo que está indicado en casos de hongos diversos o pie de atleta.

El Aceite de Coco rejuvenece su piel, lo protege contra el daño causado por los radicales libres y puede proteger su piel de manchas, signos de envejecimiento o de la exposición excesiva al sol.  El aceite de coco ayuda a mantener el tejido conectivo, ayudando a crear una apariencia joven y notablemente suave, al remover la capa externa de células muertas de la piel.  Incluso puede penetrar las capas más profundas de la piel y fortalecer los tejidos subyacentes.

COCO

Otra de las características del Aceite de Coco es su alta resistencia a la oxidación, que  no sólo vuelve rancio a los aceites, sino que además destruye muchas de sus propiedades e incluso, cuando es debido a la temperatura, produce cantidad de radicales libres que atacan las membranas celulares. Por eso, utilizar Aceite de Coco para la piel nos garantiza un producto siempre  con sus propiedades originales.

También resulta ideal para masajear la piel del bebé, nutriendo su piel y relajándole.


USO ALIMENTARIO

Gracias a sus características de estabilidad frente a la temperatura el Aceite de coco tiene mucha importancia en la cocina,  ya que se mantiene más estable que otros aceites a la hora de cocinar manteniendo sus propiedades.

Ayuda a perder peso, previene enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides. No se acumula en el hígado ni aumenta los niveles de colesterol.

Elegid siempre un producto 100% natural  y ecológico que asegure su calidad, que puede ser utilizado tanto en cocina como para uso cosmético.

Aquí tenéis algunas opciones muy recomendables:

Aceite de Coco Ayurvédico: Desodorizado para personas a las que no les guste su olor

Aceite de Coco natural, con su maravilloso aroma y con todas las garantías en cuanto a procedencia y elaboración. Maravilloso!!!!

 

Susana Framit

www.ayurin.com