Lo que buscamos en una base de maquillaje es en la mayoría de los casos que se adapte bien al tono de nuestra piel para no dejarnos “efecto careta”, y si además cubre las imperfecciones, mejor.

Maybelline lanzó al mercado hace unos meses esta base, Fitme, con una base traslúcida y una mezcla de micropigmentos que hacen que la piel quede con un aspecto natural, pero uniforme y mate.

Maybelline

Yo he probado la base líquida y me ha gustado. Es cierto que no encuentro grandes diferencias respecto a otras bases líquidas en cuanto a lo que cubre y el acabado, pero sí que lo encuentro en su precio ya que vale 9,99 €.

Es una especie de maquillaje en gel desarrollado sin ceras ni polvos que no deja efecto máscara y se funde perfectamente con la piel. Es fundamental encontrar el tono que mejor se adapte a la nuestra, para ello hay ocho tonos.

Fitme de Maybelline

Los polvos aún no los he podido probar pero tienen una fórmula ligera y fundente que debe dejar un acabado muy similar a la base líquida: natural y sin efecto careta. Aquí hay cuatro tonos para conseguir adaptarnos mejor a cada piel.

Fitme de Maybelline

Esta gama de maquillaje de Maybelline también lleva un corrector líquido para las imperfecciones: manchitas, ojeras, etc.
Maybelline