Pasaron las vacaciones. Y casi es cuando más se lee, con la rutina.

Estuve en Las Landas, al sur de Francia y pasé por Berlín unos días. El sur de Francia tranquilo, paseos por el bosque, una playa salvaje y Berlín una ciudad alternativa, moderna, muy viva, con una arquitectura impresionante y un maravilloso y enorme parque, el Tiergarten.

En Alemania se lee y se lee mucho, se lee en alemán, en inglés, en francés, en voz alta, en clubes de lectura, en los restaurantes, en los bares, bajo un tilo, un árbol que abunda allí y que da nombre a una de las más importantes avenidas; Unter den Linden. Desde el primer momento salen los libros en edición de bolsillo y en tapa dura. No hay excusas para no leer.  ¿Qué se leía por ahí? A Jonathan Frazen, con Freedom (editado en España por Salamandra). También les gusta los “ Krimi “, las novelas policíacas.
¿Qué se leerá por aquí? A mi querida Susana Fortes que publica La huella del hereje ( Planeta ) . No hay novela suya que no emocione y siempre con una documentación rigurosa.
Otra recomendación es la próxima novela de Camilla Läckberg , Las huellas imborrables ( Maeva ) quinta entrega de la saga esta autora sueca. La novela ya tiene confirmada su propia adaptación cinematográfica.
Operación Gladio, última novela del poeta Benjamín Prado, gran amigo de Sabina ( Alfaguara ) que mezcla realidad y ficción . Una novela de espías con una protagonista femenina, la periodista Alicia Durán. “ La realidad es una novela de espías” comenta con el humor que le caracteriza a Benjamín. Es todo un homenaje al periodismo.
En Berlín estuve en el famoso hotel Adlon, al lado de la puerta de Brandenburgo. Un hotel donde los espías no faltaron. Merece la pena la visita. Berlín