Los días de Navidad son un tanto distintos. Lo más duro de lo vivido en cada hogar se recuerda como parte del inevitable ciclo de la vida, mientras nos volvemos mejores siquiera por un tiempo, tal vez en esta ocasión vaya a durarnos más… pensamos.

Hoy Coca Cola nos pregunta a todos lo que haríamos con 100 euros y regala esa cantidad cada cinco minutos en una magnífica campaña a las que por cierto nos tiene acostumbradas  pero esta vez además me ha puesto a pensar.

Casi todos nosotros recordamos a Coca Cola como la marca de la felicidad, así que cuando me preguntan qué es lo que yo haría con 100 euros, casi sin querer he deseado ser más feliz. Claro, al final es que se trata de eso. Nada hubo antes de nosotros para nosotros mismos, y nada encontraremos en una meta que no existe, así que se trata de ser feliz en el camino, es el único lugar en el que se puede, sin duda.

coca cola

Aún no he resuelto la pregunta, la verdad, así que me gustaría compartir con vosotras unas cuantas ideas a ver si entre todas nos ponemos de acuerdo. Con 100 euros se puede hacer sonreír a muchos niños, dependiendo de la parte del mundo de la que se trate y de la imaginación que empleemos. Con 100 euros se puede hacer que brillen los ojos de más de una madre que verá a sus hijos más felices por unos días.

Con 100 euros se puede conseguir que un hombre que busca empleo regrese apresuradamente de vuelta a casa con un pan debajo del brazo, siquiera en uno de estos días. Con 100 euros se pueden comprar muchos globos y repartirlos por los hospitales que curan a tantos niños, y meter un deseo de paz en cada uno, y soltarlo por la ventana de cada habitación de cada planta de cada centro.

Sí. Reconozco que esta vez Coca Cola ha vuelto a hacerme feliz simplemente con el hecho de provocar a mi imaginación. Hoy quiero dar las gracias a Coca Cola por recordarme que seré mucho más feliz dando que recibiendo. Hoy, he sacado 100 euros de mi cuenta y los he regalado a personas que sabía que sería muy felices.

Esta mañana, Cola Cola ha vuelto a hacer felices a muchas más personas de aquellas a las que les han tocado los 100 euros de su campaña cada cinco minutos. A mí no me han tocado, y me siento realmente bien escribiéndote esto. Gracias, amigas, gracias de corazón.