El Guerrero Pacífico
Esta magnífica película no está en cartelera (es del año 2006), han de ir al video club o encuéntrenla como sea. Mayo no es un mes bueno para el cine, ya han pasado todos los premios y galardones habidos y por haber, y yo, personalmente quiero dar un merecido premio, Premio Laura G. Award a este film, adaptación cinematográfica del best seller de Dan Millman, “El camino del guerrero pacífico”.

El autor del libro ganó el Campeonato Mundial de Trampolín en Londres a la edad de dieciocho años. Tras un accidente de moto (fractura de los huesos de su pierna derecha en cuarenta partes) se esfumó su sueño olímpico. Todos le daban por acabado (nadie creía en él y mucho menos en su recuperación). Dan se recuperó completamente haciendo de sí mismo un milagro humano (en un año): poder mental y lucha. Y es las verdaderas batallas se libran en el interior.

el guerrero pacífico

Una lesión que se convirtió sin duda en una lección de vida. En la película es Nick Nolte quien le mentoriza y le enseña todas estas lecciones de vida. Le enseña a saborear todos los aspectos de su vida por la vía de “estar presente”, a apreciar la vida lentamente, los pequeños detalles, le enseña cómo el éxito externo no importa en comparación con el éxito interno, que la intensidad y trascendencia de una vida viene marcada por lo que has servido a los demás, que aunque no consigas la medalla al final “tú sigues siendo excepcional”.

Os dejo aquí las frases que a mí me han resultado más interesantes y que invitan a la reflexión, pero antes quiero felicitar al director Victor Salva y a los premiados Nick Nolte y Scott Mechlowicz, brillantes:

  • Las personas más difíciles de amar son las que más lo necesitan
  • Saca la basura de tu mente. Basura es todo aquel pensamiento que te distraiga de lo que realmente importa: estar presente plenamente en este momento, aquí, ahora.
  • Si pierdes el sentido del humor, estás perdido
  • Dan, ¿dónde estás?: aquí. ¿Qué hora es?: ahora. ¿Qué eres?: este momento.
  • Es el camino el que da la felicidad, no el destino
  • Cuando tengas miedo, saca tu espalda y corta tu mente a pedacitos.

Y ahora la que más me gusta: cuando por fin logres vivir el presente, te sorprenderá todo lo que puedes hacer y lo bien que lo haces.

Es una película llena de enseñanzas, por lo que muestran, no tanto por lo que dicen. Habría que ponerla en el colegio y ya analizarla a una tierna edad, que al final nos enteramos muy tarde en la vida de qué va el tema.