Hermitage

Insignia de la Orden de san Andres. h. 1800

He tenido la oportunidad  de visitar la impresionante exposición “El Hermitage en el Prado”, y quiero compartir con vosotras mis sensaciones al estar sumergida entre tanta maravilla.

La muestra se encuentra ubicada en la zona ampliada del Prado, y se desarrolla entre la planta baja (donde contemplaremos piezas desde el S. V a.C. hasta el S. XVIII) y la primera planta (compuesta por pinturas y esculturas de los siglos XIX y XX).

El Hermitage es el museo más importante de Rusia, fue mandado edificar por el Zar Pedro I el Grande, y posteriormente fue ampliado por sus herederos hasta la Revolución de 1917. Además de las referencias a Pedro I, nada más entrar en la exhibición y a lo largo de toda ella vamos a ver continuas alusiones  a Catalina II la Grande y a su nieto Nicolás I, sin ellos no podríamos admirar esta excepcional exposición.

En la primera parte observaremos unas vistas de la ciudad de San Petersburgo, jarrones, piezas de adorno y armas en oro de los escritas de Eurasia (S. V-III a.C),  joyas realizadas por orfebres griegos, una pequeña representación de las artes decorativas que se exhiben en el museo, y  una selección cuidadosamente escogida de obras pictóricas (cuadros, dibujos, grabados) de EL Greco, Rembrandt, Rubens, Caravaggio, Tiziano, Poussin, Claudio de Lorena, etc, y esculturas de Bernini, Antonio Canova, etc.

En la segunda planta, tras dejar atrás una impactante sala llena de joyas  increíblemente ricas y excelentemente conservadas, que intentaremos retener en nuestra memoria para siempre por el impacto causado, cambiamos totalmente de época y estilos adentrándonos en los siglos XIX y XX. En esta última parte nos deleitaremos con cuadros de Renoir, Friedrick, Monet, Picasso, Matisse, Kandynsky, Malevich, etc. Finalizando así una exposición donde podemos evadirnos del mundo y realizar un recorrido en el tiempo a través de diferentes culturas y expresiones artísticas que tal vez nunca más podremos contemplar juntas, a no ser que visitemos el Hermitage, y aún así al ser un museo de grandes dimensiones, tampoco podremos verlas expuestas con esta delicadeza.

Magdalena Penitente, Antonio Canova. 1808-1809

Magdalena Penitente, Antonio Canova.

Como piezas impactantes para mí, y que me gustaría que observarais más detenidamente, espero daros los motivos suficientes para hacerlo, son:

–       Cuadros de Vistas de san Petersburgo, y Vistas de interiores, al comienzo de la exposición. Deteneros delante y mirar cuidadosamente como están hechos los personajes, los carros, los pájaros que se confunden con las nubes, los detalles en las telas de las paredes de los interiores palaciegos, los volúmenes de las arquitecturas, en general, todo tipo de detalle delicado terminado a la perfección.

–       Peine con escena de batalla. Finales S. V- Principios S. VI a.C. Norte del mar Negro. Realizado en oro. Impactan los caballos, su volumen, delicadeza, sus músculos, los trajes y escudos de los guerreros, y por supuesto que tiene la misma calidad en ambas caras.

–       Descanso en la Huida a Egipto con Santa Justina, 1529-1530. Lorenzo Lotto. En este cuadro nada más observarlo deducimos que es italiano, ahora bien, preguntaros el porqué y analizarlo. Figuras, majestuosidad de las telas, colores vivos, el paisaje.. el niños, los pies y la manos, etc.

–       Arqueta de Eduvigis Jagellon. 1533. Nuremberg, Alemania. Realizada en plata, piedras preciosas, piedras semipreciosas, esmaltes, camafeos. Me impactó la minuciosidad de la decoración, su excelente estado de conservación, y su riqueza.

–       Pinjantante con carabela, finales XVI. España. Esmeraldas, oro y esmalte.   Espléndidas esmeraldas colombianas  verde intenso.

–       Paisaje Invernal con patinadores sobre hielo, 1611. Brueghel el Viejo. Si nunca habéis observado obras suyas, en este dibujo está su esencia más pura. Paisajes nevados de Flandes, con figuras pequeñas dinámicas. Sencillamente espectacular.

–       Insignia y Estrella de la Orden de San Andrés. Hacia 1800. Realizadas en oro, plata, brillantes, rosas y rubíes. Probablemente la pieza con más valor de toda la exposición.  Esperar si hay mucha gente en primera fila, acercaros al cristal y contemplarla, fijaros en los ojos del águila, son de rubíes pero parecen que tienen expresión.

–       Magdalena Penitente. 1808-1809. Antonio Canova. No la miréis sólo de frente, en la parte de la espalda observar los músculos, y la posición del pié y los dedos. A mí me dejó impresionada una vez más la destreza de este escultor con el mármol.

–       Juego de Bolas, 1908. Henri Matisse. Representante del movimiento Fauve a principios de siglo, recuperan el primitivismo en sus pinturas, por eso son planas y con colores sencillos.

Peintea en oro Hermitage en el Prado

Peintea en oro

Espero no tengáis excusa para no visitar la exposición pues está abierta hasta el 25 de marzo, el precio de la entrada es de 12€, se puede sacar en taquilla o bien por internet o por teléfono. Existen audioguías por si queremos que nos la vayan explicando. Además desde el 16 de enero el museo ha cambiado el horario beneficiando a los visitantes, el nuevo horario es de lunes a sábados de 10.00-20.00h y domingos de 10.00 a 19.00h. El último acceso a la exposición es una hora antes del cierre del museo.

Espero que os guste y que me contéis que habéis sentido en la visita, si os ha gustado, os ha impactado, que hubierais quitado para que fuera perfecta para vosotros, etc.

museodelprado.es/hermitage