maquillajes infantiles

maquillajes infantiles

Los maquillajes infantiles, entendidos como esas pinturas que utilizan los animadores en algunos cumpleaños son tan monas como tediosas horas después. Yo no sé de qué están hechas, y supongo que cumplir con las normas de seguridad pertinentes obligará a que sean casi indelebles, pero madre mía con los maquillajes infantiles.

Cuando mi hijo mayor va a un cumpleaños y veo aparecer a una amable animadora con una caja de madera repleta de maquillajes infantiles me echo a temblar. Lo primero, la cola de niños que se agolpan y a voces, claro, empiezan a nombrar a todos los superheroes de su niñez y de la nuestra. Yo Superman, yo Spiderman, yo de princesita, a mi Bob Esponja… yo yo yo…. los maquillajes infantiles se van transformando en dolor de cabeza mientras todas las mamás seguimos sonriendo y charlando…. maquillajes infantiles…

Pero aún no hemos llegado a la odisea. Como el día de los maquillajes infantiles suele ser viernes, día de cumpleaños por excelencia, los niños llegan al baño derrotaditos, o lo que es lo mismo, llorosos, mimosos, peleándose entre ellos, y los maquillajes infantiles empiezan a jugar su papel. En la bañera, el niño no quiere quitarselos, y tú le aseguras que esos maquillajes infantiles sólo son para el cumple, así que cojes la esponja y empiezas a frotar imaginando cómo van a quedar las sábanas de la cama si no consigues que desaparezca el color negro del pirata en que los maquillajes infantiles han convertido a tu hijo.

Y lo mal que  se quitan los maquillajes infantiles, que sigo entendiendo lo de la seguridad, pero es que no hay manera, y cuanto más cerca están de un ojo, o de la boca, encima le haces daño… Bueno, quería contaros mis peripecias en la bañera de los niños con esos maquillajes infantiles como mar de fondo, eso es todo. Yo sigo a soñando con los maquillajes infantiles, maquillajes infantiles, maquillajes infantiles…