Vivimos entre un montón de estereotipos que nos condicionan sobremanera. Recuerdo que en mi época si ibas a letras eras considerada un poco torpe. Por lo que veo aún no hemos terminado con semejante pamplina. El alumno de letras es sociable simpático y abierto, pero vago, incapaz, despreocupado e indeciso. El de ciencias es inteligente, serio y responsable, pero individualista, insociable, aburrido y materialista. Así opinan de sí mismos y de sus compañeros 36 alumnos (más…)