Después de largas investigaciones, los científicos de PANTENE han detectado que, mientras los minerales presentes en el agua son buenos para el cuerpo, causan daño oxidativo en el cabello, rompiendo los enlaces de la proteína en el núcleo del pelo. Este daño hace el cabello se vaya debilitando y sea más propenso a la rotura, el encrespamiento y las puntas abiertas.

 La Dra. Jennifer Marsh y otros miembros del Pantene Hair Research Institute analizaron más de 6.000 centímetros de cabello y detectaron la acumulación de minerales oxidativos, como el cobre, en cabellos de todas las formas y dimensiones.

Aunque hay que dejar claro que estos minerales no son peligrosos, sí que dañan el cabello puesto que erosionan la proteína vital del cabello, produciendo “agujeros” (porosis proteínica).

Este descubrimiento ha llevado a los expertos de PANTENE a reformular por completo la tecnología de todos los champús de la marca (excepto el champú anti-caspa).

Pantene champú con antioxidantes

Esta nueva Tecnología Antioxidante permite que los minerales perjudiciales, como por ejemplo el cobre, que se encuentran en el agua y que son responsables de la degradación de las proteínas en el núcleo de la fibra del cabello, puedan ser bloqueados, evitando el daño oxidativo que antes era inevitable.

La tecnología EDDS lo que hace es atraer a esos minerales como si fuera un imán, y lo desactiva, para explicarlo de una manera más simple.

Así que cuando vayas a elegir tu champú de cualquiera de las gamas de Pantene, ya sabes, fíjate en el packaging, que ya ha cambiado, para que ya tengas el producto mejorado.