En la terraza del hotel Santo Mauro nos reunimos a las 12 del mediodía para hablar de un tema precioso: mujer y belleza. Allí estaban entre otras Sian Sutherland (fundadora de Mama Mio, skin care) y Sonia Almela (directora de Luxurious Goods, distribuidora de la marca). Mama Mio se preocupa por algo imprescindible cuando habla de belleza: la confianza en una misma, la estima por una misma, el amor propio, la paz interior, la calma interna…esas cosas que son las que realmente nos distinguen a unos y otros, a unas de otras.

Mama Mio y la belleza

Sian Sutherland

 

Mama Mio se fundó en Londres por cuatro expertas en belleza. Cuatro mujeres que lo que siempre quisieron era sentirse bien en su piel. Crearon productos para ellas, para resolver sus problemas de piel y además tener una filosofía. Cualquier edad está bien, no hace falta caer en el botox ni el photoshop con el que retocan a las mujeres en las revistas. Realmente no hay nada que retocar, sólo quererse a una misma. No es fácil, pero es posible. Su lema es: “si te sientes preciosa, estarás realmente preciosa”. Y es verdad, cualquiera que este leyendo esto ahora sabe que es verdad.

 

Fue una mesa redonda realmente preciosa, éramos 8 mujeres de distintas edades (30, 40, 50) hablando sobre algo que nos importaba y nos importa: la belleza. Llegamos entre todas a unas cuantas conclusiones: la belleza no está relacionada con la edad, realmente una mujer segura de si misma con 50 años puede resultar muy atractiva y sin nada que envidiarle a una mujer de 20, muy bella también. Bella de otra manera. Y no es cuestión de consolarse, es la verdad, la belleza también (y sobre todo) está en la personalidad, en la mirada, en irradiar serenidad.

 

Nos estuvimos preguntando qué hacíamos nosotras para sentirnos bien en nuestra propia piel (¿lip gloss o quizá dar un abrazo?). Sonia nos contó que en las encuestas realizadas el factor físico en el fondo es el que menos contemplamos las mujeres comparado por ejemplo con el factor emocional o psicológico, de relaciones humanas. Nos estuvimos preguntando también qué es lo que realmente nos venden las revistas haciendo a su vez una crítica: si hay muchísimas más mujeres mayores de 54 años, ¿por qué sólo salen modelos de 20?, ¿cuál es la realidad de la calle?. Analizamos el siguiente dato, curioso por cierto: sólo el 58% de las mujeres está satisfecha con ella misma.

 

Llegamos a la conclusión de que hay mucho por hacer, que es difícil, pero no imposible. Nuestra misión es dar ejemplo en las jóvenes, hablar del tema, o escribir, como estoy haciendo yo ahora mismo. Chicas, un trabajo personal es importante: no importa ese michelín si tu sonrisa es maravillosa porque refleja tu verdad: te quieres.

 

Gracias de todo corazón a Sian y a Sonia por hacernos pensar y porque ellas sí quieren ser parte del plan de cambio de mentalidad. La belleza es otra cosa distinta a lo que nos venden, lástima que nos damos cuenta con la edad, con la madurez. Nunca es tarde. Gracias Mama Mio.