Últimamente en conversaciones con amigas no dejo de escuchar el mismo tema: la conciliación de la vida familiar con la profesional, ese hito imposible de alcanzar en nuestro país en estos tiempos.

En España, para conseguir estar en familia durante la semana, o tienes un horario “especialmente bueno” que permita hacer una jornada completa y no partida, o bien te coges una jornada reducida, con las consecuentes reducciones de sueldo y responsabilidades, y a sabiendas de que te quedan muy pocas posibilidades para desarrollarte profesionalmente el resto de tu vida en ese trabajo. Otra opción es montarte tu propia empresa, en la que trabajas más horas, pero con más flexibilidad, y además tienes esos “pequeños problemillas” como el del sueldo variable.

Yo ahora, gracias a Dios, como decidí emprender mi propia aventura profesional, puedo ir a recoger a los niños al cole e incluso estar con ellos unas horitas antes de que se acuesten (y lo pago con otras cosas, pero en eso he salido beneficiada). Pero muchos padres no pueden disfrutar de este tiempo con sus hijos, y lo malo es que ni el padre ni la madre en muchos casos.

Esta semana veía Españoles por el Mundo en el que salía Noruega y su forma de vida. Allí, al parecer y según contaban, se da muchísima importancia a la vida personal, es más, si tienes que alargar tu jornada laboral significa que no eres capaz de desarrollar tus tareas, lo cual está mal visto. Esto me parece una posición muy inteligente, y de la que deberíamos aprender en España.

Además no creo que por trabajar hasta las diez de la noche sea uno más productivo, porque opino que doce horas seguidas nadie las puede trabajar efectiva y eficazmente. Y para eso, mejor trabajarlas seguidas y aprovechar el resto del tiempo para tu vida personal ¿no lo veis así?

Por eso quiero pediros vuestro apoyo para esta campaña: Campaña Pro-Manifiesto de Horarios Racionales que se desarrollará hasta el próximo 15 de febrero. Ya hay más de 7.000 firmas de adhesión y reivindica: “Una profunda modificación de los horarios en España, que nos ayude a ser más felices, a tener más calidad de vida, y a ser más productivos y competitivos.”

Se trata simplemente de hacer nuestros horarios más humanos y más europeos, tampoco pedimos tanto ¿no? Aquí tenéis el manifiesto: Firma el Manifiesto