mercrominaA veces siento nostalgia con cosas tan tontas como la Mercromina. Me pongo a pensar qué época tan buena aquella de las rodillas chorreando mercromina después de haberme caído de la bici y llorado hasta agotarme… qué tiempos aquellos.

Después llegó la Cristalmina, y eso no tenía tanta gracia, no se veía, y no daba ese aspecto “trágico” que nos gustaba transmitir con las heridas, para que todo el mundo viera lo grave que podían llegar a ser…

Y ahora el Betadine, al menos mancha, y sabes si lo has dado bien por todas partes  o te falta alguna.

Y os preguntaréis por qué salgo ahora con la mercromina, y es que he leído este artículo en elmundo.es en el que hablan de su trayectoria y de por qué desapareció.

Al parecer llegó a España en los años 30 y en los 70 empezó a desaparecer porque llegaron productos sustitutivos. ¿Por qué dejó de ser la más utilizada? porque los nuevos antisépticos como la “povidona yodada” (Betadine, por ej. ) llegaron a los hospitales, que usaban sus propios preparados, y después la gente quería seguir utilizando lo mismo en su casa. Además estos últimos combatían un mayor número de gérmenes, su acción duraba más tiempo y provocaban menos reacciones. Demasiados motivos.

Parece ser que llegó un momento en el que la mercromina, al ser un producto antiguo, tenía que pasar las pruebas similares a las de los nuevos fármacos, y como nadie hizo estas pruebas, acabó retirándose.

agua oxigenadaY esto ya no lo he leído en el artículo pero ¿os acordáis de la moda de darse mercromina con Nivea para ponerse morenos? tengo que confesar que yo sí que lo hice…aunque sin resultados, claro está…

También echo de menos y reivindico el Agua Oxigenada como desinfectante. Leí hace poco un artículo, que no consigo encontrar, hablando de sus grandes propiedades para muchísimas cosas, pero que como en esto las modas también mandan, ahora ya no se lleva y las heridas no se curan con agua oxigenada. Es una gran desconocida y poca gente sabe que también quita las manchas de sangre en la ropa. También para limpieza bucal, aunque sin tragarla, claro.

Os dejo el artículo que os comentaba:

¿Qué fue de la mercromina? | Noticias | elmundo.es.