Hoy quería hablaros de las Semillas Germinadas, son un alimento vivo cargado de nutrientes con altísimos valores de oligoelementos, enzimas, aminoácidos libres, minerales y vitaminas.

En el momento de la germinación se producen importantes cambios en la semilla y se incrementa el contenido en nutrientes que la planta necesita para crecer.

–       Aumenta el contenido de  agua

–       Los almidones se transforman en azúcares simples fácilmente asimilables y dan sabor dulce a los brotes.

–       Se genera una explosión del contenido en enzimas sin las cuales las vitaminas no pueden aprovecharse

–       Se multiplican y sintetizan abundantes vitaminas, sobre todo la vitamina C

–       Las proteínas aumentan un 20% y se descomponen en aminoácidos libres fácilmente asimilables.

–       Los minerales aumentan y se hacen biológicamente asimilables.

–       Las grasas se transforman en ácidos grasos

 

Semillas Germinadas

 

El único condicionante para disfrutar de todos estos beneficios es que han de consumirse tras la germinación, ya que rápidamente pierden sus propiedades si sufren procesos industriales de envasado y pasan muchos días desde su germinación. Por ello, lo ideal, y también lo más barato y eficaz es hacerlo fácilmente en casa. Os cuento cómo hacerlo

 

Que Semillas Germinar?

Podemos germinar semillas de cereales (trigo, centeno, cebada, arroz, alfalfa…), leguminosas (lentejas, garbanzos, soja verde,…), quinoa, trigo sarraceno…

Os recomiendo que sean de cultivo Biológico ya que nos asegura que no han sido tratadas ni rociadas con pesticidas o fertilizantes químicos y tienen intacta su capacidad germinativa.

 

Como realizar la Germinación? 

Lo ideal es contar con un germinador, que es un recipiente plástico con varias bandejas para germinar de forma que las semillas se colocan en las bandejas que tienen el fondo perforado para evitar que el agua de remojo se acumule y se formen mohos que estropean el proceso de germinación.  Además tiene capacidad para germinar varios tipos de semillas al mismo tiempo.

Os cuento los pasos sencillos para conseguir vuestras semillas germinadas

 

  1. Activar las semillas: Dejamos en un recipiente de vidrio las semillas en agua durante 8-12 horas. Podéis poner varios recipientes con varios tipos de semillas.

 

  1. Se enjuagan las semillas y se colocan en las bandejas del germinador y se coloca en una zona oscura sin luz directa ( puede ser un armario de la cocina o cualquier sitio oscuro).

 

  1. Dos o tres veces diarias es necesario enjuagar las semillas, con el germinador se realiza fácilmente porque regamos la zona superior y el agua difunde a todas las bandejas, depsitándose la restante en la bandeja final que podemos vaciarla periódicamente.
  2. Entre dos y cinco días, en función de la semilla que hayamos escogido comenzaremos a ver los brotes.

 

  1. Cuando los brotes tengan 2 ó 3 centímetros podemos sacar el recipiente a la luz  unas hora, favoreciendo la síntesis de clorofila lo que supone  el incremento de vitamina C.

 

  1. Una vez que ya están preparadas para su consumo podemos guardarlas en frigorífico en bote de vidrio cerrado y duran aproximadamente una semana.

 

Pueden añadirse a ensaladas, a zumos, para la preparación de patés vegetales, añadir a gazpachos y cremas…

No todas las semillas germinan con la misma facilidad, os recomiendo al principio las más rápidas y facilitas, por ejemplo las semillas de alfalfa, semillas de trigo sarraceno y semillas de soja verde mungo

Semillas Germinadas

Además de salir mucho más económico que comprar en los establecimientos las semillas ya germinadas, se aprovecha de verdad su riqueza en nutrientes. Son ideales también para los niños en edad de desarrollo y crecimiento y para personas de cualquier edad y condición.

No dudéis en probarlas.