Os quería ofrecer hoy una muestra de los perfumes que más me gustan, pero al final, me he extendido tanto con el primero de ellos, Shalimar, que será una entrada solamente dedicada a é. Ya haré el recopilatorio ya que soy algo original en esto.

Si preguntáis a vuestro alrededor por los gustos de vuestras amigas en cuestión de perfumes, seguro que os dicen que prefieren los frescos y suaves. Eso se cumple para la mayoría. Pero yo no estoy dentro, por esta vez, de esa mayoría. Me gustan más intensos, ya os lo he contado en alguna ocasión.

Tengo una marca favorita indiscutible en perfumes y es Guerlain. Tanto femeninos como masculinos siempre tiene los que más me gustan. ¿Por qué me gustan tanto? supongo que porque son diferentes.

Entre ellos, los perfumes de la casa Guerlain, destacaría Shalimar. En perfumes masculinos mi preferido es Habit Rouge.
Desde 1925 es una de las fragancias con más prestigio. Cuentan que Madame Guerlain causó sensación a bordo de un transatlántico durante un viaje en el que acompañaba a su marido. Los hombres se volvían a su paso y las mujeres le preguntaban cómo conseguirlo, ya que aún no se comercializaba. Y es así, seductor, intenso, diferente, profundo. No quiero decir que cuando me lo ponga la gente se vuelva a mi paso, pero sí que no dejan de preguntarme qué perfume llevo.

Shalimar parfumShalimar está trabajado en torno a cuatro materias: la rosa Centifolia, el lirio de Italia, que aporta un toque empolvado, mate, chic y suavidad, la Vainilla, suave y dulce. Y el Haba Tonka, que aporta su sabor de especia y almendra y que la hace irresistible. Además lleva bergamota de Calabria y hediona.

El frasco, como veis, es una maravilla. Lleva una borla de color gris azulado, tapón color zafiro y un cristal que hace unas líneas inspiradas en una cesta de frutas.
Y además os diré que para ser tan especial, su precio no es excesivo. El vaporizador de 40 ml tiene un precio de 54 €, el de 60 ml de 75 €.

Sólo os recomendaría que cuando visitéis vuestra perfumería habitual y paséis por el probador de Shalimar, lo probéis, y  ya me contais qué os parece.