Parece una cuestión de ciencia ficción, la verdad. Pero también es cierto que alguna de las técnicas de reproducción con las que hoy convivimos, seguro que hubieran parecido de otro mundo a nuestras abuelas. Habrá en su momento discusiones técnicas y éticas al respecto, porque ahora no estamos preparados para aplicarlas, pero se utilizarán, ya lo veremos.

La cuestión es que un grupo de científicos ha logrado transformar la piel en óvulos, de forma que se han conseguido reproducir crías de ratones con células dérmicas. Hay expertos que afirman que esto podría ayudar a millones de mujeres que no generan óvulos por su cuenta, ya sea por una afección médica, por haber recibido un tratamiento contra el cáncer, o por su edad avanzada

Para entendernos entre las que no sabemos nada de ciencia, “Podría significar que el reloj reproductivo ya no avanza para las mujeres”, dijo Hank Greely, un profesor de Derecho de la Universidad Stanford que estudia las implicaciones del uso de tecnologías biomédicas. “Creo que es un avance muy importante en la próxima generación de tecnologías reproductivas para las mujeres”, dijo Amander Clark, que estudia el desarrollo de óvulos en la Universidad de California, campus Los Angeles. La discusión sobre política y regulación “debe empezar ya”, agregó.

embarazo

Lo que siempre me ha sorprendido sobre este tipo de avances, es que los científicos no son como el resto de los humanos, y no sólo no pelean entre países, sino que se ayudan unos a otros para mejorar su labor. Así, los resultados de los experimentos en ratones fueron publicados en la revista Science por científicos de la Universidad de Kioto, en Japón. El mismo grupo había reportado previamente trabajo con células de ratón macho que llevaron a producir espermatozoides.

No sé si me estoy liando un poco y no nos vamos a entender del todo, pero si he comprendido yo este párrafo que sigue, seguro que tú también puedes hacerlo. En fin, que la técnica de reprogramación, descubierta hace varios años, permite que una célula ordinaria se revierta hasta un tipo de estado inicial, por lo que puede ser estimulada químicamente para desarrollarse en cualquier tipo de célula. Así, los investigadores japoneses convirtieron estas células en una versión de óvulos en etapa primaria. Luego realizaron un proceso que no hay quien entienda, pero que ha producido tres crías de ratón que serán la primera esperanza de nuevos niños para el mundo; y a eso iba yo, claro.