La cafeína, un alcaloide presente en el café, el té o en bebidas de cola y energéticas, no sólo ayuda a mantenerse despierto, sino que favorece la concentración y mejora el tiempo de respuesta y el rendimiento en tareas de memoria a corto plazo.

Un grupo de investigadores de la Universidad española de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas Pi i Sunyer estudiaron los efectos del consumo moderado de cafeína sobre el funcionamiento del cerebro con resonancia magnética nuclear.

Los científicos llegaron a la conclusión de que tomar el equivalente a dos refrescos de cola o un café una hora antes de un examen puede mejorar el rendimiento intelectual.

Más del 90% de los europeos adultos consumen diariamente cafeína.

periodistadigital.com.