chesse barCheese Bar. La operación bikini se me está resistiendo, y es que parece que el mundo se ha puesto de acuerdo para ponerme oportunidades de caer en la tentación, que no puedo rechazar de ninguna manera. ¿La última? Una invitación para conocer el nuevo “Cheese Bar” de Poncelet. Con lo que me gusta el queso, no me lo podía perder, así que allí que me fui.

Para aquellos que no lo conozcáis, Poncelet es una tienda de quesos situada en la calle Argensola de Madrid que dispone de una de las más selectas  ofertas de queso, con 80 referencias españolas y unas 240 europeas. Cheese bar
Siempre ha perseguido el objetivo de ser un referente del sector quesero internacional y de promover la cultura del queso, ir un poco más allá de lo que supone un establecimiento.

Ahora, y siguiendo ese objetivo de divulgación de la cultura del queso, inauguran un “Cheese Bar” (Bar de Quesos) en el número 61 de la calle José Abascal, en Madrid, que es mucho más que un bar o un restaurante.

chesse barEste nuevo local dispone de más de 140 variedades, de las 17 comunidades autónomas españolas y de ocho países europeos. Dentro de esta selección están representados los cuatro tipos de leche empleadas habitualmente para la elaboración del queso: cabra, oveja, vaca y búfala, así como diferentes mezclas de estas leches. “Chesse Bar”
También hay un buen número de otros productos lácteos especialmente pensados para el desayuno, como yogures, requesones, quesos frescos, recuit, mato, cuajadas y las cuatro clases de leche nombradas anteriormente. Sí, sí, puedes pedir un vaso de leche de cabra para desayunar.

Para los que no queremos pensar qué pedir, existen tablas establecidas, que van cambiando según la temporada, una especie de degustación. En la carta cada queso dispone de toda la información sobre su origen, características, sabor, etc.

Podemos ir a desayunar, comer y cenar,… o incluso a trabajar un poco o leer en la zona de estudio de arriba (con Wi-Fi),  está abierto todo el día y  a cada hora ofrecen los lácteos que más nos apetezcan.

Pero si queréis que os diga lo que más me gustó además del fantástico local y su decoración, de los magníficos quesos que pude probar, de que tengan zona Wi-Fi para poderme ir a trabajar una mañana mientras desayuno…es su equipo humano. Unos extraordinarios profesionales perfectamente preparados para asesorarnos en todo lo que necesitemos saber y que están pendientes de cada detalle que nos pueda hacer falta en cada momento.

Así que totalmente recomendable, pronto volveré a probar otra tablita de quesos, ummm. Cheese Bar!!!!

El precio medio del restaurante es de unos 35 ó 40 euros.  poncelet cheesebar